Ingeniería de tejidos: nuevo material artificial para ensayos clínicos 

Ingeniería de tejidos: nuevo material artificial para ensayos clínicos 

Ha sido hasta ahora ilegal el que los productos de salud aún con las formulaciones de médicos colegiados sean aceptados sin pruebas previas con animales de laboratorio, por mandato de la Food and Drug Administration de EE.UU., situación que entraña graves implicaciones éticas y morales.

En una investigación publicada en edición reciente de Science News sobre ea Ingeniería de Tejidos, el Dr. Gefen llega a la conclusión de que el tejido necesario para ensayos clínicos puede ser producido de grasa, piel, huesos y células musculares sin sacrfiicar al animal. Los avances de su estudio tendrán muchas aplicaciones en el mundo farmacéutico y médico y acallarán las constantes protestas de las socieades protectoras de anmales.

“Hay drogas que nos hacen la vida mejor, pero la ciencia básica es necesaria para impulsar los nuevos medicamentos a través de ensayos clínicos. Pero para eso un número indeterminado (muy alto) de animales son sacrificados en laboratorio – tanto en investigación básica como en las condiciones especificas que se requieren para probar moléculas determinadas…” dice el profesor Gefen, quien encabeza el TAU -Laboratorio de Enseñanza para celular e ingeniería tisular-.

Como investigador médico depende de los ensayos en animales de laboratorio para demostrar nuevas hipótesis que desarrolla nuestro actual sistema de vida. Ese ha sido para la investigación científica el camino más eficaz que se ha seguido hasta hace poco.

Es básico controlar los factores ambientales en los experimentos

Pero la utilización de tejidos artificiales, según el profesor Gefen, puede ser más eficiente que usar los de una fuente viva incluso científicamente. “El modelo que hemos creado ofrece un método confiable para los investigadores que hagan preguntas sobre la ciencia básica. También para quienes investigan nuevos fármacos porque en el proceso podemos cortarr el tejido en un entorno muy controlado y hacerlo crecer (el tejido muscular), sin vasos sanguíneos. Con eso logramos la neutralización de ciertas variables que a menudo se disparan, lo cual sucede en cualquier experimento.

“Se ha tendido un puente entre la biología y la ingeniería: el profesor Gefen ahora está utilizando células madre de ratas adultas que pueden ser estimuladas para crear la piel, hueso, grasa y tejido muscular de un animal en laboratorio. En su propio trabajo en el estudio de las propiedades mecánicas de las úlceras por presión, se necesitaban muchas muestras de tejido. Pero según su nuevo enfoque ya no se requiere el sacrificio de un gran número de animales. Cuando realiza un experimento, el Profesor Gefen necesita un solo animal y es sólo una vida animal la que se pierde.

Ahorrar vidas animales y mejorar la investigación, al mismo tiempo:el nuevo lema de los laboratatorios

“Es una cuestión de proporción. Nuestras herramientas de repuesto ahorran un gran número de vidas”, manifiesta el Profesor Gefen. En la actualidad se trata de reunir un número diverso de especialidades de investigación discreta en campos separados de la mecánica, la ingeniería tisular y la biología. También está desarrollando una nueva herramienta para los investigadores que estudian la acumulación de grasa en las células (una cuestión importante para los investigadores de diabetes) y para estudiar fármacos para la perdida de peso. Entre sus dispositivos están los que permiten determinar la cantidad de estrés mecánico que soporta el pie de una persona, las nalgas u otros tejidos blandos. Otro dispositivo mide la cantidad de sensación que queda en una extremidad diabética. Por todos estos planteamientos, el Prof. Gefen ha adoptado definitivamente métodos de ingeniería de tejidos que necesitan menos animales en sus ensayos. Aunque el método del Profesor Gefen no puede eliminar por completo la necesidad de experimentar con animales, predice que en las pruebas de futuro tan sólo tendrá que ser sacrificado un 5% de los animales que se utilizan en la actualidad ”

“Ahora somos capaces de construir bastante facilidad una serie «simplificada» de tejidos vivos con animales, y estamos en condiciones de mantenerlos vivos”, dice el profesor. ” Los humanos son genéticamente similares a los tejidos biológicos del animal, y así podemos tener un factor irrelevante al revisar los elementos fisiológicos tales como el sangrado y la respuesta al dolor en un experimento. El hecho de que este tejido es genéticamente idéntico y el tener bien controlados los factores ambientales son los medios con los que podemos obtener reproducibilidad mucho más experimental que con los experimentos realizados en animales vivos”.

En el futuro, el Profesor Gefen espera que modelos similares puedan basarse en el tejido humano vivo, pero el camino es largo y duro. Tendrá que pasar un buen número de años en él.

Fuente: Globedia / Venezuela

¿Que opina sobre esta información?