5 Técnicas para equilibrar tus emociones e incrementar tu productividad

5 Técnicas para equilibrar tus emociones e incrementar tu productividad

Si realmente deseas tener un mayor rendimiento y una mejor productividad, es necesario iniciar un cambio de actitud que incluya emociones favorables, y hacerlo de manera planificada. Es importante que te levantes del sofá, te coloques tu mejor sonrisa y salgas al mundo. La planificación juega un papel muy importante en esto y no importa cuál sea tu lugar de trabajo, siempre debes planificar.

5 técnicas para tener mayor rendimiento y productividad

Utiliza bien tus horas.

Distribuye, de forma equilibrada, la cantidad de horas que dedicas para ti, para el trabajo y para el entretenimiento.

Madruga.

Si haces esto podrás sacar más provecho del día. Si te levantas más temprano de lo que usualmente lo haces, podrás dedicar minutos para ti, para leer, para desayunar bien, y calmadamente, podrás ponerte al día con los correos, ordenar la ropa lavada, e incluso dedicar unos minutos para estiramiento. Cualquier cosa que te guste te ayudará a empezar el día de la mejor manera.

Planifica.

Es fundamental que recurras a una agenda. La planificación te permite hacer un uso efectivo del tiempo, así no lo desperdiciarás. Dedica 20 o 30 minutos para revisar todas las actividades pendientes y priorizar las que lo ameriten. Con ello, lograrás que el día sea más productivo. Recuerda anotar todo. Al final de la semana podrás observar y medir tus niveles de productividad, así como también podrás ver qué aspectos debes mejorar, o a qué tareas necesitas dedicarle, o restarle, tiempo.

4. Una tarea a la vez.

Es justo y necesario acabar con el mito de que las mujeres somos multitareas. Si es cierto que podemos ser muy talentosas, pero para poder avanzar con menos probabilidades de error, es necesario contar nuestros pasos. Realiza una tarea a la vez. Tal vez puedas empezar por las que requieran más esfuerzo y luego las más fáciles, así podrás atender cada asunto de la manera que lo requiere.

Duerme.

Sí, esto es necesario. Debes dormir todo lo que puedas. Para esto sí debes darle el tiempo que requiere. De ser necesario, incluye en tu planificación este espacio, recuérdate que debes descansar. Descansar no equivale a perder tiempo, sino a recargar las pilas. Si estás en una oficina, es válido si te pones de píe y das unos pasos, o si trabajas desde tu casa podrías elevar tus pies, relajarte y recitar un mantra.
También tienes la opción de ir al baño, si estás en la oficina, y refrescar tu cuello, así podrás oxigenarte. Activa tu circulación con pequeños ejercicios, girando tus tobillos y tus muñecas. Si te es permitido, podrías tomar unos minutos para escuchar alguna canción que te mantenga motivado.

La idea de todo esto es que puedas equilibrar tu estado emocional, y con ello tu concentración mejorará, lo cual se traducirá en un mayor rendimiento, ya que con una vista clara, es más factible tomar mejores decisiones y solucionar los problemas de manera efectiva.

Fuente: Emprendices – Colombia / Edith Gómez

¿Que opina sobre esta información?