• Home »
  • Arquitectura »
  • Arquitecto Sebastián Irarrázaval gana premio internacional por Biblioteca de Constitución
Arquitecto Sebastián Irarrázaval gana premio internacional por Biblioteca de Constitución

Arquitecto Sebastián Irarrázaval gana premio internacional por Biblioteca de Constitución

El edificio obtuvo una de las distinciones de honor en los Wood Design & Building Awards, que se entregan en Canadá y reconocen la excelencia en arquitectura en madera en el mundo.

Su primer amor fueron los libros. De hecho, Sebastián Irarrázaval estudió literatura antes de pasar por la Escuela de Arquitectura. Por eso lo entusiasmó especialmente trabajar en la nueva Biblioteca Municipal de Constitución (Chile), proyecto que era parte del Plan de Reconstitución de la ciudad tras el terremoto y tsunami de 2010. La obra se inauguró el año pasado y acaba de ser distinguida en los Wood Design & Building Awards, premios que se entregan en Canadá y reconocen la excelencia en la arquitectura en madera en el mundo.

“Lo más importante del premio es que abre posibilidades de hacer más proyectos de este tipo, con fuerte carácter público y que influyen mucho en los lugares”, dice Irarrázaval, feliz de haber ayudado, con su trabajo, a mejorar el ánimo de la comunidad. “Le tengo un cariño especial a esta obra, porque muestra la capacidad que tiene una cosa tan pequeña, de solo 350 metros cuadrados, de mejorarle la calidad de vida a muchas personas”, agrega.

Biblioteca Municipal de Constitución

Foto: Felipe Díaz Contardo

El premio es entregado por la revista Wood Design & Building y es auspiciado por Canadian Wood Council. Levantada con fondos municipales, de Fundación la Fuente, el Banco Itaú y la Fundación Arauco, la Biblioteca Municipal de Constitución fue seleccionada entre 140 proyectos de todo el mundo, y es el único edificio latinoamericano destacado. El jurado lo integraron Dean Maltz (Shigeru Ban Architects); Stéphan Langevin (STGM Architect) y David Keltner (Hacker Architects).

Sebastián Irarrázaval relata que el proceso de diseño y construcción fue largo y complejo, principalmente por problemas de presupuesto. “Tuve que hacer hasta tres versiones distintas, y en esta necesidad de irse ajustando al presupuesto, reducimos algunos metros cuadrados pero también cambiamos toda la estructura y eso fue, a la larga, beneficioso para el proyecto”. Una de las modificaciones más grandes que se le hizo a la idea original fue en los materiales; si en un principio era concebida como una estructura mixta con mucho hormigón, terminó siendo levantada casi por completo en madera, y este fue un factor clave en el éxito de la obra: “Enriqueció el proyecto más que restarle, porque pudimos aprovechar la madera propia de la zona y trabajar con carpinteros locales increíbles”, cuenta Irarrázaval.

Biblioteca Municipal de Constitución

Foto: Felipe Díaz Contardo

Sin embargo, el arquitecto procuró mantener los rasgos más significativos del proyecto: que construído a metro y medio del nivel del suelo, para acompañar la lectura con la vista de los árboles viejos de la Plaza de Armas; que la estructura estuviese dividida en tres naves luminosas que marcaran las salas de lectura de adultos, jóvenes y niños; y que tuviera grandes vitrinas hacia el exterior, para reforzar su carácter público. Así, los transeúntes pueden ver los libros nuevos que han llegado y también sentarse a descansar o a leer. Según Irarrázaval, es un edificio amigable en su exterior, pero también en su interior, donde los muebles tienen el mismo color madera teñida al agua que la estructura y replican en sus otros colores los tonos de los troncos y las hojas.

“Es una cosa hecha con mucho cuidado y tiene un alto estándar de calidad. Eso yo creo que impresiona muy bien a la gente, es una biblioteca que pasa llena”, destaca el arquitecto.

Boblioteca Municipal de Constitución

Foto: Felipe Díaz Contardo

El premio para Irarrázaval llega a menos de una semana de que Alejandro Aravena ganara el Pritzker, máximo reconocimiento en arquitectura a nivel mundial. Non son hechos aislados, sino que reflejan la alta calidad de la arquitectura local contemporánea. Irarrázaval considera que los principales rasgos que explicarían este fenómeno son “que hay una reflexión, un pensamiento crítico frente a lo que se hace y un gran esfuerzo por que los proyectos tengan una coherencia interna -orden, preocupación por los detalles-, pero también una coherencia externa, que los proyectos se acoplen con sus contextos”. Por último, espera que premios como el suyo y el de Aravena ayuden a generar conciencia a nivel nacional de cuán importante puede resultar la arquitectura para un país, en especial en cuanto a mejorar la calidad de vida de las personas.

Fuente: La Tercera – Chile

¿Que opina sobre esta información?