Colegio de Ingenieros: No somos ajenos a los graves problemas de escasez

Colegio de Ingenieros: No somos ajenos a los graves problemas de escasez

Aquí se encuentran nombres tan destacados como Rafael María Baralt, orgullo de las Letras de América; Manuel María Urbaneja, Olegario Meneses y Juan Manuel Aguerrevere, quien fue el primer presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela. Todos ellos integraron la primera promoción de jóvenes ingenieros bajo la rectoría del sabio Juan Manuel Cajigal en 1850.

Siguieron otras promociones sobre cuyos hombros reposó la ingente tarea de construir físicamente una nación bajo las peores condiciones, toda vez que Venezuela había quedado destrozada por la guerra y sumida en la más espantosa ruina y la miseria.

La Junta Preparatoria del incipiente Colegio de Ingenieros de Venezuela se instaló el 27 de octubre de 1861, y el CIV se instala oficialmente por primera vez el 28 de octubre de 1861 en una vieja casona que aún se mantiene en pie entre las caraqueñísimas esquinas de Veroes a Jesuitas, donde funcionaba el antiguo Colegio Santa María.

Este centro docente era dirigido por uno de los fundadores del Colegio de Ingenieros de Venezuela, Agustín Aveledo, y allí impartió clases 27 años más tarde, el prócer de la Independencia cubana José Martí en el año 1881. En esa sede y con ocasión de los 150 años de la fundación del CIV, la Junta Directiva Nacional realizó una sesión solemne y se develó un bronce conmemorativo de tan histórica fecha.

Desde entonces se ha transitado por un duro y largo camino que hoy presenta un gremio sólido, unido, y más de 270 mil ingenieros, arquitectos y profesionales afines que integran el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Con ocasión de esta efemérides, el presidente del CIV, Ing. Enzo Betancourt, declaró que “el ingeniero no es ajeno a los problemas de la escasez de alimentos, medicinas y de otra índole que padece nuestro pueblo, porque nosotros poseemos un alto grado de sensibilidad y es enfrentando ese problema y ofreciendo los aportes respectivos, hacia donde están orientados nuestros esfuerzos, a través de nuestro Proyecto “Pensar en Venezuela”.

“Nuestra valoración, profesional –indicó- también se mide enfrentando con decisión, valentía y coraje los problemas de la pobreza en país. Esta grave situación tampoco nos es ajena. Rechazamos asimismo, el que tal problemática sea manejada demagógicamente, y utilizada como caldo de cultivo para implantar en nuestro país ideologías ya caducas y fracasadas, ajenas y totalmente extrañas a nuestra idiosincrasia democrática”, expresó.

“No somos políticos de profesión. Somos ingenieros que enfrentamos serios compromisos y responsabilidades con los pueblos, y no podemos permanecer indiferentes ante estas situaciones. Fijamos posición, y proactivamente trabajamos aportando soluciones en beneficio de nuestra querido y tan maltratado país en los últimos años”, finalizó diciendo el Ing. Betancourt.

Fuente: Informe21

¿Que opina sobre esta información?