Denuncian dificultades para comprar viviendas

Denuncian dificultades para comprar viviendas

Alfredo Ruiz, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, y Roberto Orta, presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, resaltaron que las condiciones del mercado de bienes raíces en el país, han hecho prácticamente imposible que la mayoría de los ciudadanos pueda acceder a una vivienda.

“Hay créditos pero los precios han crecido tanto que los créditos no han crecido al mismo ritmo. Antes podías aspirar a financiar, se financiaba el 50%, el 60%, hasta el 70%, cuando se iba a comprar una vivienda; hoy en día eso no es así”, manifestó Alfredo Ruiz.

El vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela detalló que solo las personas o familias que ganan hasta 300 mil bolívares pueden pedir a la banca créditos de 11 millones de bolívares con los que “no compras nada”. Añadió que la banca otorga préstamos según la cantidad de salarios mínimos que gane la familia, y que si la familia gana hasta 4 salarios mínimos, solo puede optar a un crédito de 4 millones de bolívares que no permite adquirir ningún inmueble en un mercado que está a merced de la inflación. “Los precios crecen y crecen y crecen como en todos los sectores de la vida nacional”, señaló Ruiz.

“Construcción de vivienda hay muy poca, y si hay es del nivel que no requiere financiamiento. Hay algunas construcciones que son comerciales o son oficinas y esos están buscando más proteger el capital. No es ningún secreto que una forma eficiente de proteger los ahorros de una familia, de una empresa, de cualquiera, son los bienes raíces”, expresó.

ViviendPor su parte, Roberto Orta, presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, denunció que dos factores bloquean a las familias y especialmente a los jóvenes en su búsqueda de viviendas para desarrollarse: primero está la Ley de Arrendamiento que “espantó la inversión en viviendas en alquiler, y sobre todo la confianza y la seguridad jurídica del propietario para poner en oferta sus anexos y sus viviendas”; el otro problema es que la Ley Contra la Estafa Inmobiliaria hizo desaparecer los inmuebles en preventa, aquella posibilidad que tenían las familias de pagar un inmueble en la medida en que era desarrollado y que “era una verdadera opción para las familias de clase media”.

“El Estado no tendría que invertir ni un centavo en que esto se reactive, simplemente cambios legales; por supuesto, la Cámara tiene listos aportes a la Asamblea Nacional para cuando se activen estos temas dentro de las comisiones respectivas; inmediatamente saldrían miles de viviendas en alquiler en oferta y volverían muchos promotores a Venezuela que lamentablemente están construyendo en Panamá, en España, en Costa Rica, importantes promotores que fueron ahuyentados por esta política de Estado que no hizo factible la promoción de viviendas. Lo que vemos en Caracas es la construcción de oficinas, centros comerciales o viviendas de lujo, pero la población en general, la clase media, los sectores menos favorecidos, no tienen acceso a nuevos proyectos”, explicó el vocero inmobiliario metropolitano.

Ambos voceros coincidieron en que esto es producto de una política económica que trasciende al sector inmobiliario y que afecta a todo el país por igual, y por eso invitaron al evento Talk Show: Venezuela por el Cambio, Debate desde el Sector Inmobiliario, que se realizará el próximo 20 de junio, en el cual expertos renombrados de distintas disciplinas compartirán sus ideas entre sí y con el público, para disertar sobre los cambios que necesita el país para solucionar sus problemas

Mercado secundario

Joaquín y su esposa deben apurarse. Llevan cuatro años reuniendo el dinero y solo les resta una parte para lo que venderán su pequeño apartamento.

El plan de mudarse a una casa con más espacio para sus tres hijos podría ser truncado por el Ejecutivo en su intento por controlarlo todo.

Ahora apunta al mercado secundario de viviendas y al manejar los precios es muy probable que esta familia no consiga lo que necesita para terminar de pagar por esa propiedad por la que ya han firmado acuerdos de compra.

La excusa es la misma. “Los precios actuales anulan la posibilidad de cualquiera de comprar una casa”, dijo el presidente Nicolás Maduro el domingo 12 de junio. Y dio la orden: “Regularizaremos los costos”.

Se trata de una acción que atentará directamente contra la única oferta disponible en el país, advirtió la presidenta de la Cámara Inmobiliaria de Carabobo, Ingrid Suárez.

La experiencia indica que todo lo que es controlado por el Gobierno desaparece. Así pasó con el mercado de alquileres que está por cumplir cinco años desaparecido tras la promulgación de la Ley de Arrendamiento con el único resultado de una oferta caída en 95%.

Lo mismo ocurrió con el mercado primario y la Ley de Estafas Inmobiliaria que desestimula la construcción y muestra una contracción de 80% a la que también se asocia la escasez de materiales.

Suárez destacó que al pretender regular las viviendas secundarias se viola el derecho a la propiedad “porque cada quien es dueño de su inmueble y nadie puede ponerle precio”. También desestimó que se esté manejando sobreprecio porque todo se ajusta de acuerdo a la inflación que aumenta diariamente en el país.

Desde la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos (Apiur) también se cuestionó esta pretensión del Gobierno.
“El establecer una posibilidad de precios de ventas de inmuebles es colocar un tapón al sufrido mercado que ha venido siendo afectado por otras regulaciones que tuvieron resultados completamente negativos y contrarios a la industria de la construcción”, dijo Carlos Calanche Bogado, presidente de la institución, quien tajantemente se opuso a la regulación porque además de perjudicar a los particulares creará un mercado negro con precios fuera de la regulación, afectando también considerablemente al Fisco Nacional y al patrimonio familiar.

Fuente: N.P.

¿Que opina sobre esta información?