En edificios de Misión Vivienda de El Valle viven 800 familias sin servicios

En edificios de Misión Vivienda de El Valle viven 800 familias sin servicios

Los damnificados de los barrios Nueva Tacagua, El Limón, La Limonera y de Catia, reubicados en los edificios de la Misión Vivienda FNC El Valle La Cementera, volvieron a vivir como en 2010, sin servicios ni seguridad, afirmó Yelitza Quero, residente de la comunidad.

Destacó que desde que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro los reubicara en la parroquia El Valle, tras pasar tres años en precarias condiciones en refugios improvisados en el Hipódromo La Rinconada, llegaron a apartamentos ubicados en pisos 6,7,8 y 9 sin contar con ascensores.

Alejandro Rodríguez, líder comunal, reveló que al urbanismo no llega agua potable por tuberías desde hace tres semanas, y por esta razón están afectadas cerca de 800 familias, quienes deben cargar tobos con agua a diario para cubrir sus necesidades básicas.

Contó que desde hace cuatro años esperan mejoras en los servicios, en el alumbrado público y en las áreas comunes, pues en el lugar dejaron grandes láminas de hierro de la empresa constructora que se convirtieron en focos de contaminación porque se estancan aguas negras que generan mosquitos y malos olores.

Lea también:

“En estos espacios, donde hay cuatro grandes edificaciones, deben construirse áreas para la recreación de niños y adultos mayores. Lo hemos informado a las autoridades locales y nacionales y no culminan las obras”, señaló Rodríguez.

Hay vecinos que suben y bajan a diario hasta 150 escalones con tobos con agua, ancianos y niños.

Odalis Lama, residente, explicó que en el lugar tampoco hay servicio telefónico local ni de Internet.

“Son apartamentos que protocolizamos ante el Estado y ya hemos cancelado varias mensualidades al Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih). Por eso exigimos las mejoras correspondientes para vivir en buenas condiciones. Hay problemas con el sistema de bombeo y en el suministro de gas directo en algunas torres”, aseveró.

En los alrededores tampoco hay patrullaje policial ni alumbrado público, situación que se presta para cometer asaltos a cualquier hora. “Es una zona donde han perdido la vida varios jóvenes que se oponen a que les quiten lo poco que tienen”, concluyó Lama.

Fuente: El Universal

¿Que opina sobre esta información?