El IAAC lleva la impresión 3D en la construcción a Barcelona

El IAAC lleva la impresión 3D en la construcción a Barcelona

Hace unos meses se celebró la 20ª edición del Barcelona Building Construmat, evento enfocado en la promoción de las nuevas tecnologías en la construcción. Durante dicho evento, hubo un actor que dejó mucho de qué hablar: el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC), que mostró su capacidad mediante la impresión en 3D con arcilla de varios pabellones.

El principal objetivo del IAAC durante esta feria era mostrar su proyecto On Site Robotics, robots capaces de imprimir estructuras en 3D de gran tamaño directamente en el sitio de construcción. El instituto catalán describe a sus robots como similares a los que se utilizan en las grabaciones de los partidos de fútbol. Su cableado les permiten una gran libertad de movimiento lo que abre la posibilidad a construcciones mucho mayores. Los robots son baratos de mantener, se puede instalar fácilmente y puede construir rápida y eficazmente.

Tecnología de impresión 3D

No es la primera vez que hablamos de una impresora 3D o brazo robótico utilizado para la construcción, se encuentra la empresa italiana WASP que desarrollo una de las impresoras 3D para la construcción más grandes del mundo, o el importante grupo Cazza que será el responsable del primer rascacielos de Dubai.

Para el desarrollo del proyecto de IAAC cuenta con la colaboración de Noumena que es la empresa responsable de los drones que ayudan a los robots responsables de la construcción y monitorean el estado de las estructuras que se crean, utilizando cámaras especiales que dan información térmica para saber en qué fase de secado se encuentra.

“Produciendo con tecnología de impresión 3D, los robots y los drones permiten que el proceso de construcción sea más rápido, más barato y más sostenible, ya que también allana el camino para experimentar con materiales naturales como arcilla sin cocer, geopolímeros sostenibles o incluso compuestos reciclados a partir de residuos urbanos,” dijo Areti Markopoulu, directora académica y coordinadora del proyecto en IAAC. “Significa reducir radicalmente el impacto medioambiental y económico de los procesos de construcción tradicionales que implican logística, transporte y una enorme cantidad de emisiones de CO2″.

Drones de vigilancia

Al ser robots los encargados de la impresión 3D, dan una libertad de construcción impensable. Abriendo las posibilidades de creación a más columnas con diversos acabados, algo que esperamos en In3Dustry, la feria que se celebrará en unos meses y de la cual el IAAC es colaborador.

Lea también:

“La flexibilidad para construir en vastos sitios de construcción junto con el poder de la tecnología de impresión 3D ayuda a crear nuevos diseños arquitectónicos, cada vez más complejos, utilizando además, menos material y depositándolo donde sea estrictamente necesario”, dijo Alexandre Dubor, IAAC Robotics Expert Y colaborador del proyecto.

Pabellones creados en Barcelona

Además, lo más destacado del proyecto no es únicamente desarrolla estructuras arquitectónicas, el proyecto del IAAC va más allá, su meta es desarrollar viviendas a bajo coste gracias a la posibilidad de utilizar los materiales que se encuentren en la zona. Algo que podrá ser de gran utilidad para las zonas de guerra.

“La tecnología de Robótica en sitio puede ser muy útil para lugares con diferentes necesidades donde no hay suficientes recursos como campamentos de refugiados, áreas afectadas por condiciones extremas o entornos urbanos que enfrentan problemas ambientales usando sólo materiales sostenibles y locales”, dijo Markopoulu.

Por otra parte, el IAAC lleva 10 años trabajando en sus desarrollos que esperan llevar a España a la vanguardia de las nuevas tecnologías y convertir a Barcelona en una capital europea de impresión 3D.

Fuente: 3DNatives

¿Que opina sobre esta información?