Industria petroquimica deficiente eleva la escasez en Venezuela

Industria petroquimica deficiente eleva la escasez en Venezuela

La planta que produce el polietileno de baja densidad en el complejo petroquímico Ana María Campos está paralizada desde septiembre y no hay expectativas de reinicio en el corto plazo. Esa materia prima es fundamental para la elaboración de los empaques “flexibles” para alimentos. “Existen pocos días de inventario para las empresas que producen empaques de alimentos, ya hay empresas que se están parando”, afirma una fuente.

La industria de alimentos tiene en puertas un nuevo problema. La paralización del complejo petroquímico Ana María Campos, de la estatal Pequiven, ha provocado una disminución en los suministros de polietileno de baja densidad, materia prima indispensable para la fabricación de los empaques flexibles para alimentos.

Varias de las industrias procesadoras de esa materia prima están a punto de paralizarse y otras han detenido su producción ante la imposibilidad de contar con el polietileno de baja densidad. “Existen pocos días de inventario para las empresas que producen empaques de alimentos, ya hay empresas que se están parando”, aseguró una fuente.

El impacto lo sentirán en las próximas semanas las compañías de alimentos que requieren de los empaques para despachar sus productos al mercado. “Hay que actuar, esos empaques son insustituibles, se requiere algún canal para obtener la materia prima y que no se genere el hueco en la logística”, añadió la fuente consultada.

Explicó que la planta donde se produce el polietileno de baja densidad se paralizó en septiembre. En principio, la parada era por “mantenimiento”, pero aún no reinicia operaciones y tampoco “hay expectativas de que arranque” en el corto plazo. Esa situación alteró el suministro de materia prima y a las compañías transformadoras se les agota el margen de maniobra. “Ya los despachos son muy bajos o nulos”, insistió la fuente.

Pequiven es el principal proveedor de resinas para la industria del plástico. Entre los distintos tipos de resinas la compañía estatal suministra alrededor de 70% de la demanda anual, mientras que el 30% restante proviene de las importaciones. Sin embargo, este año las compañías no han podido importar resinas, ni siquiera a raíz de la parada de la planta de Pequiven.

De acuerdo a la web de Pequiven, la planta Ana María Campos posee capacidad para producir 80 mil toneladas anuales del polietileno de baja densidad y unas 260 mil toneladas del polietileno de alta densidad, entre otras resinas plásticas.

El pasado martes el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, alertó que las operaciones del sector manufacturero están afectadas por la falta de empaques “flexibles”, pero también por la falta de empaques “rígidos”, así como envases de vidrio por la ausencia de distintos tipos de insumos y materia prima.

Fuente: KonZapata / Roberto Deniz.

¿Que opina sobre esta información?