Infraestructura Sanitaria subsiste con aportes privados

Infraestructura Sanitaria subsiste con aportes privados

Maialen Azpiritxaga.- En el marco de la celebración de los 154 años aniversario del Colegio de Ingenieros de Caracas (CIV) se realizaron varios foros sobre la insostenibilidad en Venezuela, donde abarcaron los temas del sistema eléctrico, alimentación, vivienda, desarrollo urbano y movilidad.

En el ámbito del desarrollo urbano, que entró en discusión el día martes 27 de Octubre, el invitado para cubrir el punto de Infraestructura Hospitalaria fue el Secretario de Salud del Gobierno de Miranda, Dr. Gustavo Villasmil. En su ponencia destacó la situación que atraviesa el sistema de sanidad venezolano y presentó los datos a continuación descritos:

El doctor Villasmil comienza haciendo referencia a que el gasto sanitario en Venezuela, cifras del Sistema Integrado de Indicadores Sociales de Venezuela (SISOV),  es 3,9% del Producto Interno Bruto (PIB) lo que sitúa a la nación en mitad de la tabla con respecto a los países de la región latinoamericana. Ante este dato aceptable para la audiencia, hace una salvedad y comenta que lo que no se ve reflejado en ese porcentaje, es que el 60% es inversión privada según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del Venezolano, ENCOVI.

“Se suele decir que históricamente a la salud en Venezuela se le han negado recursos, se le han menoscabado recursos, ojo con eso que puede ser una media verdad” acota Villasmil. Acto seguido comenta que tras una investigación realizada en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) en el 2002, se puede constatar que la variación interanual histórica del gasto público sanitario ha sido sensiblemente menor a las experimentadas por otros sectores.

Seguidamente, respetando su orden de ideas, presentó varias reseñas obtenidas de diversos estudios, donde afirman que: en primer lugar la mortalidad por enfermedades agudas ha aumentado entre 10% y 12% desde 1998. En segundo lugar, el tiempo que transcurre desde que un paciente entra a emergencias y le es puesta una vía cuando presenta un infarto agudo del miocardio es de nueve horas, cuando el máximo establecido a nivel mundial es de seis desde el inicio de los síntomas. En tercer lugar, el porcentaje de paradas previas al inicio de una trombolisis es de 70%, es decir que antes de ser atendido en un hospital ya has recorrido varios para buscar asistencia. El quinto dato refleja que la lista de espera quirúrgica estimada es de 100.000 personas. Con todas estas afirmaciones construye su concepto de que “el edificio no se va a caer, pero…” está bien deteriorado el sistema.

Continúa su ponencia e indica que “algunas verdades se están imponiendo solitas” y enumera las siguientes características: la disminución de la oferta de servicios relevantes para el ciudadano, la demanda creciente y compleja, el Estado ya no es lo que era antes, surgen nuevos actores como el privado y el capital humano es más crítico que nunca. A modo de cierre presenta tres asignaturas pendientes para mejorar la estructura sanitaria de Venezuela. La primera es la gestión de la demanda, la segunda es la expansión pensada en la oferta, donde señala que una de las expansiones más viables para prestar servicio se encuentra en habilitar aquellos espacios que por falta de recursos han sido clausurados en los ya existentes hospitales. Y la tercera es el desafío de la calidad ya que ningún hospital público venezolano se encuentra, según América Economía 2014, en el ranquin latinoamericano.

¿Que opina sobre esta información?