#Opinión La arquitectura puede hacer bien // por Miguel Jurado *

#Opinión La arquitectura puede hacer bien // por Miguel Jurado *

Como todo el mundo sabe, un paseo por el parque, una caminata por el bosque o un poco de playa son buenas maneras de pasarla bien. Es más, cuando todo está complicado, uno está embotado o trabajó demasiado, es muy recomendable tener unos minutos de contacto con el verde. Como todo el mundo sabe (y yo me enteré ayer), el verde calma los nervios y te hace sentir bien. Y no es sólo un rumor, existen evidencias científicas de que en contacto con áreas naturales, la gente vive más y se siente más feliz.

Bueno, ahora, eso que “todos sabíamos” puede no ser tan cierto. Un nuevo estudio de la Universidad de Warwick, Inglaterra, ha descubierto que los paisajes urbanos pueden ser tan buenos para el bienestar como los rurales, lo que importa es la belleza. Pasado a castellano básico, significa que un buen pedazo de ciudad, un edificio lindo y armónico y hasta una cancha de fútbol si es bonita pueden componer el paisaje que te haga feliz.

Para descubrir que le gusta y le hace bien a la gente, científicos ingleses montaron un sitio en Internet en el que el público podía votar los paisajes que más le gustaban. Pusieron fotos de 212 mil lugares de Gran Bretaña (sí, 212.000 fotos), algunos más lindos que otros y algunos decididamente feos y se hicieron de un millón y medio de respuestas.

Después, con toda la paciencia del mundo, los investigadores compararon los resultados de la encuesta con los datos del censo poblacional de 2011. Cruzaron las estadísticas de los lugares considerados más escenográficos y descubrieron que allí, la cantidad de gente que decía sentirse bien era mayor que en otros lugares. Independientemente de su realidad socio económica. Pero la sorpresa fue que la mayoría de esos lugares no eran “verdes” como se suponía, muchos eran urbanos.

Es más, el análisis británico descubrió que ni siquiera el color verde esta demasiado presente en los paisajes considerados más bellos. “Encontramos que las áreas consideradas en nuestra encuesta como más escenográficas y bellas contienen grandes proporciones de azul, gris y marrón y menos verde del que creíamos”, sostienen los investigadores en la publicación Scientific Reports. Esto demuestra que muchas veces, la gente prefiere paisajes que incluyen agua, cielos abiertos y montañas. Y, por el contrario, las áreas verdes contaminadas por objetos hechos por el hombre como edificios o caminos de dudosa estética pueden resultar perjudiciales en la consideración de los habitantes.

Primera conclusión: la mala arquitectura puede arruinar hasta el paisaje más bonito.

Segunda conclusión: no es suficiente un crear un parque pare mejorar la calidad de vida de la gente.

Tercera conclusión: la buena arquitectura y el buen diseño pueden mejorar la salud y la felicidad de las personas.

A vos te puede parecer una verdad de perogrullo, pero hasta ahora estaba bastante difundida la idea de que unos árboles por ahí y un poco de pasto era suficiente para mejorar un lugar. Y no es así.

En su informe, el muy británico Data Science Lab de Business School’s Universidad de Warwick afirma que a partir de los resultados de sus estudios, los planificadores urbanos deberán considerar la estética del entorno cuando se embarcan en grandes proyectos. “Introducir verde sin considerar la belleza del resultado puede no ser suficiente”, pontifican.

Las investigaciones académicas previas, como una famosa de la Universidad de Illinois, sostenían que los espacios verdes eran esenciales para el bienestar físico, psicológico y social de la gente. Es más, estudios realizados en Japón aseguraban que la gente mayor vivía más cuando sus casas estaban a una distancia caminable de un parque. Todo eso está bien, pero los ingleses acaban de demostrar que, además del mundo natural, la arquitectura bella también cuenta.

Entonces, podríamos decir que ya no es suficiente estar cerca de los Bosques de Palermo o del Rosedal, ahora también son importantes los edificios lindos, como (según una encuesta realizada por ARQ en 2013) son el Kavanagh, que acaba de cumplir ochenta años en las barrancas de Plaza San Martín; el Palacio Barolo, en Avenida de Mayo; el Palacio de Aguas Corrientes de Avenida Córdoba; la Biblioteca Nacional; el Teatro Colón; el ex Banco de Londres (hoy Banco Hipotecario); la Torre Repsol YPF, de César Pelli en Puerto Madero; la Casa Curuchet de Le Corbusier en La Plata; el MALBA y la Casa Rosada, en ese orden.

* Editor adjunto ARQ

Fuente: El Clarín – Argentina

¿Que opina sobre esta información?