En la zona industrial Los Cortijos sobreviven con pocas ventas

En la zona industrial Los Cortijos sobreviven con pocas ventas

Desde inicios de año se acentuó la crisis económica en la zona industrial de Los Cortijos, municipio Sucre, sector donde grandes comerciantes y vendedores informales reportan una baja en las ventas de productos desde 80% hasta 95%.

En una reconocida compañía dedicada a la venta de trajes para caballeros, el personal de guardia recuerda como hace un mes hurtaron casi 50% de la mercancía. Los antisociales accedieron a las instalaciones por el techo del galpón que sirve de almacén.

Es un área donde los empresarios que se quedaron, 29 grandes compañías (solo 30%) de 100 hasta 2016, aún invierten sus recursos para mantener puestos de trabajo.

“Hay grandes cadenas de panaderías, el Club Los Cortijos, un diario de circulación nacional, empresas que comercializan bebidas gaseosas y alcohólicas, concesionarios de vehículos, farmacias de alto costo e infinidad de microempresarios reinventándose”, asegura Orlando Muñoz, dueño de una venta de repuestos para autos y motos.

Destaca que es un sector netamente generador de empleos para ciudadanos de todos los municipios de Caracas, y por esta razón el gremio de los comerciantes trata de sobrevivir en tiempos difíciles.

“Tenía dos comercios y cerré uno, porque bajaron las ventas e la importación de materia prima. Nuestra clientela se decepciona cuando no consigue lo que necesita para reparar sus autos o motos”, comentó.

En esta zona es común encontrarse con grandes marcas que fácilmente identifican los venezolanos, Dorsay, HRH, Paramount, Coca Cola, Polar, Rori, Epa, Del Valle, Tócome Ferretería, Ford, Kía, Hiunday, Suzuki, Domesa, La Crocante II, Montecristo, bancos Caroní, Provincial, Mercantil y Venezolano de Crédito, Volkswagen, Toyota, Mail Boxes, Samsung, Blindaje de autos, y tres discotecas para la sexodiversidad, y otra familiar, que le dan vida por las noches.

Es uno de los centros empresariales que más genera impuestos en el municipio Sucre de Caracas. Estamos operando con lo mínimo. Hacemos hasta tres turnos de trabajo y llevamos a los empleados a la estación de Metro para que no les quiten sus pertenencias”, contó Gilberto Henríquez, dueño de una procesadora de bebidas.

El gremio de microempresarios comenta que es una zona altamente atractiva para la venta de desayunos, almuerzos y postres, por contar con un buen mercado de obreros y visitantes al lugar.

“Vendemos comida con algunas limitaciones, pero aún es negocio para 20 pequeños comerciantes, y generamos empleo. Hemos duplicado la seguridad para cuidar a la clientela. En puntos de fácil acceso a la autopista Francisco Fajardo tenemos a la policía municipal y personal privado vigilando”, afirma Wilmer Mendoza, encargado de un restaurante.

En grandes empresas ferreteras empleados y visitantes comentan que se redujeron horarios de trabajo y la atención al público de lunes a viernes por la falta de personal, insumos y por seguridad.

“Los Cortijos tiene aún un gran potencial comercial, aunque está rodeado de basura, huecos, aceras rotas e invasiones”, relata Radamés Blanco, comerciante con más de 30 años en la zona.

Los que frecuentan el área de entretenimiento en la zona industrial de Los Cortijos aseguran que con pocos recursos, menos socios y mejores ideas mantienen su esencia, un espacio de encuentro familiar, con piscinas, restaurantes, canchas deportivas y áreas verdes bien conservadas.

“A las instalaciones vienen comensales, invitados especiales y demás personalidades que, a pesar de la diatriba política, creen en Venezuela y organizan eventos para promover sus productos”, agregó Blanco.

Fuente: El Universal

¿Que opina sobre esta información?