Más de 20.000 empleos perdidos por crisis en sector construcción

Más de 20.000 empleos perdidos por crisis en sector construcción

El sector de la construcción atraviesa por una situación muy complicada que impacta no solamente a los inversionistas, sino que genera un delicado problema social en Margarita, como es abultar las cifras de desempleo a nivel general.

Juan Carlos Meleán, presidente de la Cámara de la Construcción de Nueva Esparta, aseguró que de los 15.000 puestos de empleos directos y los 10.000 indirectos que era la capacidad empleadora hasta hace tres años, apenas 2.000 trabajadores se mantienen activos en estos momentos laborando en obras emblemáticas.

Meleán estimó que al cierre del tercer trimestre de este año, la situación en el sector se ha dificultado ya no solamente por la ausencia de los materiales esenciales como el cemento y la cabilla, sino también por los altos costos de esos insumos que deben ser traídos desde tierra firme.

Además, a esto se le suman los precios de transporte y las gestiones para el traslado hasta la isla de Margarita, al igual que los viáticos para el personal que se ocupa de colocarlos en las obras.

Apuntó que para esta época del año, la situación es muy difícil ya que de acuerdo con la revisión de los censos de las pocas obras que se encuentran activas, entre un 90 y 95% están paralizadas.

Detalló que los pocos proyectos que se encuentran actualmente en ejecución son emblemáticos, entre los que mencionó la segunda etapa de un centro comercial, así como complejos de apartamentos en la urbanización Jorge Coll, en La Caracola y también en Los Robles.

“La obra que puede tener más obreros empleados, apenas llega a 180; mientras que otras de menor envergadura, apenas pueden contratar de 10 a 20 trabajadores”, remarcó Meleán.

Sin expectativas

Precisó que la crisis generada por la escasez de cemento y cabilla se acentúa con los constantes aumentos salariales, los cuales han llevado a una paralización casi total de esa área económica en esta zona del país.

Meleán destacó que al cierre del tercer trimestre, muchos inversionistas han decidido paralizar las obras para no tener que desembolsar mayor cantidad de recursos en el pago de liquidación por el fin de año.

Destacó que ese sector mantiene atractivas convenciones colectivas con los trabajadores, por lo que la actual recesión les obliga a tomar decisiones administrativas que no les agradan.

Enfatizó que no tienen ningunas expectativas favorables de recuperación del sector, a menos en el trimestre que resta para que concluya este año.

Agregó que muchas de las empresas de construcción hacen grandes esfuerzos para mantener su operatividad al menos hasta diciembre próximo, dando tiempo para concluir algunas obras que se encuentran en su etapa final, para luego irremediablemente cerrar sus puertas de forma definitiva.

Meleán reiteró que uno de los más graves daños que ha sufrido la industria de la construcción, es que el Gobierno nacional asumiera la administración de la producción y distribución del cemento y la cabilla, con lo cual comenzó la desaparición de esos rubros esenciales para ese sector.

Fuente: El Sol de Margarita

¿Que opina sobre esta información?