Nanotecnología: los avances de una ciencia que crece en el agro

Nanotecnología: los avances de una ciencia que crece en el agro

La formulación de fitosanitarios con nanotecnología viene generando un interés creciente en el mundo agrícola. Sus defensores explican que, entre otras ventajas, aportan una drástica reducción de la volatilidad y la deriva, menor impacto ambiental y mayor seguridad para los operarios.

Con esos conceptos en mente se llevó a cabo hace pocos días, en Buenos Aires, un encuentro de expertos del Mercosur sobre esta materia, que incluyó a varias instituciones y empresas referentes en la Argentina.

Allí, por ejemplo, se presentaron estudios que llevó a cabo el área de Química Analítica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata sobre diferentes formulaciones de un herbicida muy conocido, el 2,4D.

Los expertos platenses indicaron que los resultados mostraron que aplicando nanotecnología en ese producto se disminuye 400 veces la volatilidad respecto a la formulación tradicional Ester y 4,7 si la comparación se hace con la formulación Sal Amina.

“La baja presión de vapor que determina su baja volatilidad transforma al 2,4D con nanotecnología en una alternativa muy segura para aplicaciones cercanas a centros poblados, cultivos susceptibles, montes frutales o montes nativos”, indicaron en el encuentro de expertos NanoMercosur 2015.

En la reunión, el ingeniero Antonio Cavaglia, de la empresa Red Surcos, que formuló ese producto, indicó que permite un excelente control con la mitad de ingrediente activo por hectárea, lo que lo hace mucho más amigable con el medio ambiente, además de ser altamente compatible con todos los glifosatos en las mezclas de tanque de las pulverizadoras.

La nanotecnología aplicada a la formulación de agroquímicos se basa en reducir los ingredientes activos a tamaños nanométricos, para permitir que fitosanitarios conocidos y de probada eficacia, como el 2,4D, dicamba o clorpirifós, entre otros, se comporten como nuevos productos, con mayor biodisponibilidad y bioeficacia.

Fuente: Clarín

¿Que opina sobre esta información?