Proyectos municipales frenados debido a los aumentos salariales

Proyectos municipales frenados debido a los aumentos salariales

Las alcaldías del Área Metropolitana se han visto obligadas a reducir el alcance de sus proyectos. En lugar de asfaltar una calle completa reparan un cuarto de calle o se limitan a hacer bacheos porque no hay recursos para el asfaltado.

Es una de las consecuencias de la inflación y de usar el excedente de la recaudación de impuestos del año para asumir el pago de los cinco aumentos salariales decretados por el Ejecutivo Nacional durante 2017.

También se ha vuelto cada vez más común que maestras de las escuelas municipales falten a clases pues la quincena se les acaba y no tienen cómo pagar el pasaje para trasladarse hasta su trabajo.

Todos los funcionarios de la alcaldía El Hatillo, incluyendo directores, obreros, maestros, enfermeras y autoridades, ganan menos del salario mínimo. “Esta situación es insostenible, por primera vez en la historia del municipio la deuda de pasivos laborales generados por los incrementos del sueldo mínimo sobrepasa el presupuesto de todo el año, pues el Gobierno Nacional no ha transferido los recursos correspondientes”, dijo Reinaldo Díaz, alcalde de El Hatillo.

Además de las medidas de austeridad, cogestión, congelación de cargos y partidas para apaciguar la crisis, también decidieron utilizar todos los recursos generados por excedentes de recaudación para cancelar las deudas laborales.

En el caso de la alcaldía de Baruta, para honrar los incrementos de salario y bono de alimentación decretados hasta septiembre de 2017 se necesitan Bs 11 mil millones “pero el Ejecutivo nos ha transferido menos del 10%, equivalente a Bs 950 millones. Todavía estamos sacando los cálculos del incremento del 1° de noviembre”, explicó Bayardo Monagas, director general de la alcaldía de Baruta.

Los pagos se han realizado con recursos propios provenientes del excedente de la recaudación y con una política de reducción de gastos que incluye congelar cargos cuando alguien renuncia. Sin embargo está pendiente un ajuste retroactivo que no han podido cancelar. “Tenemos 20% de la nómina vacante, muchos se han ido del país y otros a trabajar en la empresa privada”, resalta Monagas.

Lea también:

El éxodo de recurso humano calificado también es palpable en la alcaldía de Sucre, donde han renunciado 158 personas en los últimos tres meses, “abogados sociólogos, trabajadores sociales, ingenieros, que no pueden continuar laborando con un salario como el que estamos ofreciendo”, explica José Luis López, director general del ayuntamiento. Muchos que viven en los Valles del Tuy renuncian porque el salario se les va en pasaje.

López especificó que el 15 de noviembre tendrán lo necesario para nivelar el sueldo al aumento de septiembre, incluyendo los aguinaldos y todas sus incidencias. “El último incremento, el del 1° de noviembre, está presupuestado para enero. Todo esto está ocurriendo con recursos propios pues el Gobierno no ha mandado sino el equivalente al 6% del total de los aumentos de todo el año”.

El director de la alcaldía de Sucre aclaró que aunque mantienen el mínimo de sus servicios con dificultad siguen trabajando y pone como ejemplo las labores de pavimentación realizadas en las avenidas Francisco de Miranda y Rómulo Gallegos.

Los 5 mil trabajadores del Cabildo Metropolitano y de la alcaldía Mayor también están en crisis. El monto necesario para poder honrar los aumentos salariales y bono de alimentación de los meses de enero, mayo, julio y septiembre se ubica en Bs 15 millardos y hasta la fecha sólo han recibido del Ejecutivo 2 millardos.

Fuente: El Universal

¿Que opina sobre esta información?