Rascacielos de madera, una realidad muy cercana de arquitectura sostenible

Rascacielos de madera, una realidad muy cercana de arquitectura sostenible

Nuevos conceptos con materiales de siempre, esta es la filosofía de la nueva arquitectura sostenible. Nunca se habría puesto en la mesa la madera como principal material estructural en la construcción de rascacielos hasta nuestros días, y son los arquitectos y equipos con más ingenio los que lo están llevando a la realidad.

Cuando se diseña un rascacielos normalmente no se considera ni piensa en la madera como material estructural primario, pero esto no ha frenado a diferentes arquitectos e ingenieros en el desarrollo de novedosos proyectos con grandes posibilidades constructivas.

Los grandes edificios de madera llenan la imaginación de arquitectos, ingenieros y diseñadores, que ven este tipo de construcción como una nueva forma de disminuir la huella de carbono en nuestro entorno al mismo tiempo que demuestran ingenio y cumplen con los mismos estándares de seguridad y rendimiento como cualquier otro tipo de edificio. Los beneficios ambientales de la madera combinados con los avances en tecnología y fabricación se han alineado para hacer altos edificios de madera no sólo son posibles sino seguros y rentables.

Uno de los pioneros en este campo fue el arquitecto canadienseMichael Green, propuso un proyecto imaginario  de remodelación famoso del famoso Empire State Building de Nueva York convertido en una torre de madera, realizada enteramente con madera laminada LVL (laminated veneer lumber), un producto fabricado con múltiples capas de madera cuyas fibras se orientan en una sola dirección. Tras ello, su estudio de arquitectura MGA y la ingeniería DVVD se han asociado con la promotora REI de París para desarrollar el edificio más alto de madera del mundo y que se construirá en París, parte del innovador proyecto de  ‘Réinventer París’ que tiene como objetivo aliviar los problemas de vivienda urbana de la ciudad.

Aunque los edificios realmente altos de madera son todavía proyectos conceptuales, se están construyendo estructuras de madera de mediana altura en el mundo.

Un gran proyecto y magnífico ejemplo de tales características es La torre de Treet en Bergen, Noruega, está programada para ser la construcción de madera más alta hasta el momento, está previsto que se finalice a finales de este año.

Otros de los grandes pros para la construcción en madera es su gran capacidad de aislamiento y su lenta combustión, los componentes de la madera arde lentamente formando una capa de protección natural que retarda su destrucción, a pesar de ello en el caso de la construcción de rascacielos de madera contarían con una protección adicional en forma de rociadores contra incendio y paneles de yeso. Actualmente se continúan realizando pruebas de rendimiento, tales como pruebas sísmicas dando resultados muy positivos.

Fuente: arquitecturayempresa.es

¿Que opina sobre esta información?