Sector agro apunta a tecnologías automatizadas y con inteligencia artificial

Sector agro apunta a tecnologías automatizadas y con inteligencia artificial

El Inta Castelar sorprendió con los adelantos que se vienen para el agro. Desde producciones sustentables, emprendimientos, tecnología, alimentos y medio ambiente, la “Semana de la Agricultura”, reunió las principales innovaciones que serán protagonistas en los próximos 20 años.

El foco estuvo centrado en los sistemas de agricultura de precisión y los nuevos equipamientos para hacer las máquinas más precisas. “Estamos llegando a tecnologías robotizadas, automatizadas y con inteligencia artificial. En Estados Unidos y Japón los robots hacen todas las tareas agrícolas y el productor aplica el criterio. Eso se viene para la Argentina y hay que estar preparados”, explicó Andrés Méndez, coordinador del módulo de agricultura de precisión del Inta.

Según este técnico, la tecnología es tan dinámica, que el sector pasó de los altos costos que tenían los monitores para aplicaciones variables de insumos en sembradoras o las correcciones en los sistemas de GPS con inversiones cercanas a los 40 mil dólares, a simples aplicaciones que se instalan en los teléfonos celulares, reemplazan estos elementos y tiene un valor inferior a los 100 dólares.

“En menos de cuatro años, todo se volvió fácil y accesible. El 2010, ha marcado el ingreso a un cambio significativo para la agroindustria. Hay preocupación, porque quienes fabrican implementos agrícolas se ven invadidos por una revolución de datos, que requiere ser acompañada por la robótica y electrónica.

Las empresas tendrán que fabricar productos adaptados a las últimas tecnologías y están obligadas a estrechar acuerdos con segmentos informáticos de avanzada”, remarcó Méndez.

En este aspecto, el Inta mostró cómo se pasó de tener un dato por hectárea, a mapas de rendimientos de muestran entre 400, 600 y hasta 800 datos por hectárea.

“El campo se puede ver en medio metro por medio metro, incluso menos. Para todo esto ya hay máquinas preparadas en pequeña escala. Lo que se viene, es llevar estos procesos a grandes superficies o cultivos extensivos, bajos sistemas que tienen inteligencia artificial mediante una fijación de criterios de trabajo por productores o técnicos capacitados.

Mendez, insiste en que las nuevas generaciones del agro no van a necesitar estar informadas, ni capacitadas, sino saber cuáles son los criterios para el desarrollo de cada producción o cultivo.

“El resto lo hará la robótica, de la misma forma que hoy se manejan las cosechadoras bajo sistemas de piloto automático. Lo nuevo está en la generación de una inteligencia artificial para estos equipos, que le den autonomía para decidir que hacer frente a determinadas variables”, precisó.

Hoy, una cosechadora puede decidir si avanza más rápido o va más despacio ante la pérdida de granos de un cultivo, en determinado sector del lote. Con inteligencia artificial, el implemento sólo puede decidir bajar la velocidad o regularse de otra manera para no perder grano.

Agricultores precisos. Salvando las distancias, por ahora el ranking indica que Japón es el primer país del mundo en haber robotizado todas las actividades agrícolas. En segundo lugar, se encuentra EEUU por la cantidad de maquinarias con tecnología que salen desde las fábricas y su alto consumo por parte de los productores. En tercera instancia viene la Argentina, por la cantidad de hectáreas aplicadas a la tecnología y por la cantidad de productores que usan alguna de estas herramientas tecnológicas.

Un ejemplo es que ya el 97% de los banderrilleros satelitales o pilotos automáticos son de uso normal por parte de los productores de Argentina. En contraposición, sólo el 10 ó20% hace un uso efectivo de los sistemas de aplicación variable de insumos.

Mientras tanto, todo avanza y se va corrigiendo día a día. “Este nuevo sistema abre las puertas al procesamiento de la información en tiempo real creando una base de datos agronómicos que llega a través de celulares inteligentes al usuario. Provoca el nacimiento de una nueva agricultura y ganadería en base al procesamiento y transformación del producto primario, junto a las tecnologías de procesos industriales”, reconoció Mario Bragachini, el especialista en maquinaria agrícola del Inta, y agregó además que “el productor de a poco tendrá que volver al campo en forma justificada”.

Fuente: rafaela.com

¿Que opina sobre esta información?