Transporte Público: ¿Emparejar hacia abajo? por Milton Abreu A

Transporte Público: ¿Emparejar hacia abajo? por Milton Abreu A

Nosotros los venezolanos y todos los que hacemos vida en este país, ESTÁBAMOS acostumbrados  a tener  innumerables  empresas que funcionaban MUY BIEN, y que en lo que respecta a la prestación de  servicios de transporte, iban  camino  a la EXCELENCIA; una de ellas era Aeroexpresos Ejecutivos, C.A. El pasado 17 del mes en curso, utilicé este servicio de transporte para trasladarme desde la ciudad de Valencia en el Estado Carabobo hasta la ciudad de Caracas. Hice la compra del correspondiente pasaje a través su página web para las nueve de la mañana, hasta aquí todo bien.

Llegué a las 07:50 de la mañana a su terminal, ubicado en el Big Low Center de la cuidad valenciana, (por cierto ese recinto es feo o mejor dicho: horroroso; el mal encarado trabajador que expende los boletos de abordaje me dice: “son Tres mil bolívares”, a lo que le respondí que ya había cancelado el boleto vía internet; respondiéndome que esta cantidad era el Impuesto de Salida.

Le entrego entonces una copia de mi Cédula de Identidad, por ser de la Tercera Edad y estar exento de ese impuesto; me repite nuevamente que son Tres mil bolívares y en efectivo. No me quedó otra cosa que cancelar y me da una factura de la empresa INVERSIONES LOWTER C.A, (hecha a mano). Me entero que ese dinero es por concepto de; “Uso Áreas Atención al Cliente” lo cual me parece un verdadero y descarado abuso. Seguidamente me dice aborde el autobús de inmediato.

Salimos a las ocho de la mañana en un autobús Marcopolo, de dos pisos identificado por la empresa con el N°.1083. Ya en la Autopista Regional del Centro, a la altura del puente de Guacara, se detiene el vehículo, Sorpresa: a recoger pasajeros. Seguimos y entran a Maracay directo a su terminal, allí duramos un poco más de media hora. Reiniciamos el viaje, para mí convertido en odisea pero con aventuras desfavorables.

A la altura de La Encrucijada de Aragua se detiene nuevamente para recoger a una vendedora de Cachapas; esta sube con su ayudante y comienza una disertación sobre las cachapas, la forma de venta, la forma de pago, etc. y entre otras cosas decía repetidamente “… lleven cachapas para el camino que la cola para llegar a Caracas está larguíiiiiiiiisima”. Esta señora se bajó del autobús en las inmediaciones de la ciudad de La Victoria (la cuarta parada de esta unidad autobusera)

Debo agregarle a este muy desagradable viaje lo siguiente: las condiciones y aspecto interno del autobús, eran deplorables (sucia y manchada su tapicería, le sonaba toda la carrocería y el olor a orine era insoportable).

Esto lo cuento porque no es posible que las pocas cosas que tenemos y que funcionaban bien, se han ido deteriorando y nosotros los usuarios pareciera que nos estamos acostumbrando y/o nos “están llevando” a aceptar aquello de “EMPAREJAR HACIA ABAJO”; haciéndole juego a los que mal gobiernan el país que “desprecian al que está preparado, a los que poseen experiencia y talento, a las empresas que funcionan bien, etc.”

Ahora mis preguntas irónicas:

–      ¿Será que esta empresa no tiene jefe o supervisores, que velen porque sus trabajadores presten un excelente servicio al que están obligados?

–      ¿Será que los usuarios de este tipo de transporte, están condenados a recibir maltratos y a resignarse a ese pésimo servicio?

–      ¿Será que dejaron sin efecto aquella Norma mediante la cual ordenaba que por motivos de SEGURIDAD, no se puede detener la unidad autobusera en el camino y mucho menos recoger pasajeros en la vía?

–      ¿Será que el personal de esta Empresa, ignora la INSEGURIDAD que actualmente reina en las carreteras?

–      ¿Será que esta empresa pasó a manos de la gente que gobierna en el país?

 

Transporte Público

Caracas, 18 de Agosto del 2017

#Opinión #Denuncia

MILTON R. ABREU A.

Coronel Ejército Siglo XX

  • Las opiniones contenidas en el presente artículo son responsabilidad exclusiva del autor.

¿Que opina sobre esta información?