Vecinos de Clarines piden vías, agua, salud y electricidad

Vecinos de Clarines piden vías, agua, salud y electricidad

Pobladores de los caseríos Herrera El Callao, Pineo, Kilometro 96 y Turmero, ubicados a una hora de Clarines, capital del municipio Bruzual, en la zona oeste del estado Anzoátegui, se quejan porque carecen de todos los servicios.

La vía de acceso a estas comunidades rurales está completamente intransitable. Para algunos moradores esta es la causa por la que los beneficios del Estado venezolano no les llegan.

Uno de ellos, Juan Carlos Zamora, aseguró que “en los últimos años la comunidad ha desmejorado considerablemente. Nos tienen olvidados. Para los gobernantes no existimos. Eso no debe ser así, porque somos personas que merecemos vivir dignamente, como todos”.

Según Zamora, las vías de penetración y las calles internas de cada sector no han recibido, en años, un “cariñito”. “Es necesario el asfaltado de al menos 22 kilómetros desde Pardillal. Al parecer hay un proyecto, pero no se ha ejecutado”.

La mayoría de las familias viven en condiciones precarias, sin agua y calles rotas, algunas completamente de tierra.

Durante el día, los camiones y autos que transitan por allí levantan una nube de polvo que torna el ambiente desagradable para los vecinos, quienes sueñan con poder respirar un aire limpio y tener una vialidad digna.

Sin transporte

El transporte público es otro de los problemas que tienen los vecinos de los cinco caseríos. Sólo vehículos de carga pesada pueden llegar hasta la comunidad.

Héctor Zamora, residente del sector, dijo que en la actualidad un camión presta el servicio de transporte. A las 6:00 de la mañana sale de esa zona hasta Clarines y retorna a eso de las 10:00 am. El resto del día no pueden salir.

Indicó que en caso de una emergencia, deben aferrarse “a la Misericordia de Dios porque tampoco cuentan con una ambulancia y el dispensario no funciona. Aquí no vivimos, aquí sobrevivimos y las autoridades deben darse cuenta de la necesidad que estamos pasando. Hace poco duramos 15 días sin luz y fueron la mismos pobladores los que resolvieron la avería”.

Agua cruda

Para el ama de casa María Guaramaco, la prioridad es que se instale una bomba de tratamiento de agua en la laguna, de la cual se surte una parte de la población, pues aseguró que el líquido extraído del estanque no es tratado y lo usan para lavar, asearse, cocinar y consumo humano. Están conscientes de que se exponen a enfermedades.

“Todo el mundo sufre diarreas, vómitos y fiebre. Nuestros niños se la pasan enfermos y tenemos que hacer maromas para poderlos llevar al hospital de Clarines, que es el más cercano. Aquí no hay un dispensario ni para que nos tomen la tensión”.

Según los vecinos, desde el año 2006 no funciona el ambulatorio. La estructura está literalmente en ruinas.

Guaramaco indicó que el único programa oficial que reciben es el de alimentación a través de la red Mercal. “Una vez al mes realizan los operativos en la zona y nos podemos medio surtir de los productos de primera necesidad. Nos venden un solo artículo por persona, una harina de maíz, un kilo de arroz y otro de pasta. Eso no nos alcanza, pues en la mayoría de las viviendas hay hasta dos familias y más de 10 personas”.

Nancy Nadales, vocera del consejo comunal El Callao, dijo que requerían mejoras en materia de salud, vialidad e infraestructura escolar.

Considera urgente la recuperación del módulo asistencial para que los pacientes puedan ser atendidos. Aseguró que la Alcaldía de Bruzual tiene prevista la construcción de un nuevo centro de salud.

La dirigente vecinal refirió que en la única escuela solo hay dos maestras para educación básica, desde primer hasta sexto grado.

“No hay profesores para los alumnos de educación secundaria, por lo que los jóvenes tienen que trasladarse a Clarines a recibir clases. Muchos se tienen que quedar en casa de familiares y otros retornan a la comunidad en cola”.

Residentes de Herrera responsabilizaron al gobierno local y regional de las fallas en los servicios públicos y exigieron respuesta inmediata a sus peticiones. Esperan que las autoridades sean diligentes.

Exigen vigilancia
Aunque los caseríos Herrera, El Callao, Pineo, Kilómetro 96 y Turmero están ubicados a aproximadamente una hora de Clarines, donde se encuentra una estación de Polianzoátegui, y a igual distancia de Santa Fe, en el municipio Píritu, carecen de vigilancia y patrullaje permanente. Los vecinos piden que les instalen una casilla policial.

Un millón
Nancy Nadales, vecina del caserío El Callao, en el municipio Bruzual, dijo que la alcaldía destinó un millón de bolívares para la rehabilitación de un tramo de la cerretera, desde el sector El Puente hasta la entrada del Kilómetro 96. Sin embargo, otros moradores, aseguraron que solo aplanaron la vía de tierra pero el problema persiste porque requiere asfaltado.

Fuente: El Tiempo

¿Que opina sobre esta información?