Voluntarios reacondicionan espacios del Jardín Botánico

Voluntarios reacondicionan espacios del Jardín Botánico

Con el entusiasmo de cien voluntarios de todas las edades, integrantes de una gran variedad de fundaciones y grupos estudiantiles de la Universidad Central de Venezuela, el Instituto Experimental Jardín Botánico realizó este sábado dos de septiembre su décima jornada de recuperación de este pulmón vegetal de Caracas.

Para uno de los voluntarios involucrados en esta tarea, Eduardo Flores del Festival Ecológico UCV, el interés en rescatar el Jardín Botánico no solo debe partir de aquellas personas enfocadas en salvar el planeta pues es una tarea de todos, estudiantes, empresa privada y público en general. “Es necesario recuperar los espacios públicos para evitar que caigan en manos de la delincuencia y multiplicar lugares destinados a la recreación”.

Desde que se inició la actividad a partir del primero de julio se han recuperado cuatro de las diez hectáreas de la zona plana del parque.

“Es un trabajo continuo que no para, si dejamos de trabajar tres días el monte crece en grandes proporciones”, indicó Yaroslavi Espinoza, del Instituto Experimental Jardín Botánico. Para esta Bióloga la prioridad es recuperar la electricidad y la seguridad, después de que se registrara el robo de los cables el pasado mes de mayo y de la sustracción de puertas y rejas dejando a sus trabajadores sin ningún tipo de resguardo. “Esta situación ya paso de urgente a emergencia extrema”, agregó Espinoza.

Otra de las voluntarias, Marijul Narvaez del Proyecto Biourbana, destacó que hace más de un mes la vegetación hacía imposible el acceso al jardín. “La idea es despejar las 10 hectáreas planas con la finalidad de que el caraqueño vuelva a hacer uso de esta área”.

Durante esta jornada la fundación Río Verde en alianza con la Hacienda la Trinidad hicieron entrega de una donación de implementos de jardinería y prestaron la mano de obra de sus jardineros para realizar la poda y el desmalezamiento.

Ender Jauregui, director de Río Verde hizo una invitación a organizaciones a unirse a esta labor para recuperar el espacio. “Se necesita maquinaria, motosierras y podadoras para el desmalezamiento”.

Con el propósito de buscar ingresos propios, el instituto reactivó la venta de plantas de sus invernaderos y libros sobre botánica.

Mientras el instituto no posea un presupuesto para cubrir gastos de seguridad, es irónico encontrar en medio del Jardín las ruinas de lo que fue el edificio donde funcionaba un destacamento de la Guardia Nacional que prestaba vigilancia y protección a los trabajadores y visitantes, después de haber sido desmantelado.

Fuente: El Universal

¿Que opina sobre esta información?