Cuando comencé en la propiedad y los negocios, hubo muchas lecciones que tuve que desaprender. Si tu trabajo es aprender una tarea y seguir el proceso de otra persona, la escuela es una gran preparación. La escuela te enseña cómo ser un buen empleado, no un buen emprendedor. Si te aferras a estas ideas, te impedirán alcanzar tu máximo potencial como líder empresarial.

No me malinterpretes, ciertamente hay cosas que puedes aprender en el sistema educativo tradicional que pueden ayudarte como dueño de un negocio, pero hay otras cosas que limitarán tu forma de pensar si las llevas al mundo del emprendimiento. Es importante eliminar estas creencias limitantes conservando todo lo que sea útil.

Aquí hay tres lecciones enseñadas en la escuela que absolutamente no debes llevar contigo si planeas tener éxito en los negocios.

1. No copies

En la escuela te enseñan que copiar es hacer trampa. Pero en el mundo empresarial, no es necesario reinventar la rueda. Como dice el entrenador de desarrollo personal más conocido del mundo, Tony Robbins: “Si quieres tener éxito, encuentra a alguien que haya logrado los resultados que deseas y copia lo que hace y obtendrás los mismos resultados”.

Por supuesto, eso no significa tomar el trabajo protegido por derechos de autor de otras personas. Significa copiar fórmulas de negocios con las que otros han tenido éxito y, una vez que las domine, darles su propio giro. Significa que la mayoría de las cosas se han hecho un millón de veces antes y puedes aprender de los errores de los demás. Significa que, si bien se necesitan muchos fracasos antes de alcanzar el éxito, esos fracasos no tienen por qué ser todos tuyos.

LEE TAMBIÉN:   3 formas para evitar que el estrés se apodere de tu vida

Encuentra personas que hayan estado allí antes que tu y aprende de ellas. Esto puede ser indirectamente (leyendo sus libros o aprendiendo sobre sus negocios) o directamente (a través de tutoría o capacitación).

2. Aprende todo antes de implementar

En la escuela se espera que aprendas todo sobre un tema antes de salir al mundo real y comenzar a ganar dinero haciéndolo. En los negocios, ocurre lo contrario: debes aprender el ABC y luego implementarlo, antes de preocuparse por el XYZ. Solo una vez que hayas implementado algo, lo habrás aprendido de verdad.

Muchas personas pospondrán las cosas y se excusarán alegando que tienen que aprender todo sobre un tema antes de emprender cualquier acción. Los negocios son complejos y nunca podrás aprenderlo todo. No podrás comprenderlo correctamente hasta que comiences. Aprende exactamente lo que necesitas saber para comenzar, y luego comienza. Sigue aprendiendo, leyendo, asistiendo a capacitaciones y clases maestras a lo largo de tu vida empresarial y mejora a medida que avanzas.

3. No cometas errores

En la escuela, te penalizan por cometer errores. En los negocios, a veces aprendes más de tus errores que de tus éxitos. Como el empresario y autor de Padre rico, padre pobre, Robert Kiyosaki, dijo: “Las personas exitosas no temen al fracaso, pero comprenden que es necesario aprender y crecer”.

Siempre que las cosas me han salido mal en los negocios, siempre ha habido una lección. Una vez que aprendí la lección, tuve más éxito que antes. Incluso hoy, nunca dejo de aprender y crecer.

LEE TAMBIÉN:   Cuatro ideas de negocio revolucionarias

No dejes que el miedo te detenga. Toma medidas y soluciona lo que no funciona en el camino. Cada desafío es una oportunidad para aprender y crecer. Ve la oportunidad, actúa en ella y construye tu fortuna.

FUENTE: Entrepreneur/Samuel Leeds/Crédito: Depositphotos.com

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »