500.000 emprendedores venezolanos viven del comercio electrónico

500.000 emprendedores venezolanos viven del comercio electrónico. En Venezuela se estima que unos 500.000 emprendedores viven del comercio electrónico. Es frecuente ver en redes sociales y plataformas digitales la comercialización de productos, bienes o servicios.

Según la Cámara Venezolana del Comercio Electrónico (Cavecom-e), este crecimiento se expandió durante la pandemia. Pero ahora apunta solo a una expansión sostenida, agrega un trabajo de Banca y Negocios.

El crecimiento es tal que usuarios como Miguel Bethancourt, un joven de 25 años dedicado al diseño y venta de dibujos en formato animé y tipo manga; a su vez es cliente asiduo de servicios de delivery y asegura depender de ello en su día a día. “Casi no puedo salir de mi casa por trabajo, por eso pedir y pagar en línea siempre me saca de apuros”, comenta.

Marketplace

Antonio Figuera, CEO de la empresa de desarrollo de software SIM Venezuela, es uno de los emprendedores que ha apostado por el comercio electrónico. Y esto lo llevó a crear una aplicación de pedidos a domicilio.

Se trata de un marketplace que conecta a restaurantes y supermercados con los usuarios; realiza servicios de compras en línea; gestiona repartidores y trabajadores que hacen las compras de supermercado por encargo; y las llevan a su destino.

Aunque Figuera inició el proyecto en 2017, ha requerido la inversión de al menos $500.000 para el desarrollo; puesta en marcha y funcionamiento de la app. E indica que desde que ocurrió la pandemia también se evidenció el auge del e-commerce.

Dolarización forzada

Desde su punto de vista hay varios factores para que esta revolución ocurra. Entre ellos, la migración de venezolanos y la diversidad de opciones para el pago de servicios por la vía digital ha incrementado la expansión.

“Hubo una dolarización forzada que eliminó una barrera, ya que entraron en el juego nuevos métodos de pago. Antes en Venezuela para usar el comercio electrónico necesitábamos tarjetas de crédito. La dolarización nos obligó a recurrir a otros métodos para resguardar el dinero; y esto hizo que se pudiera masificar y llegar a más personas”, comenta Figuera.

A través de su experiencia, destaca que se trata de un nuevo canal de ventas que disminuye costos operativos y abre las puertas a un nuevo público. La migración abrió la posibilidad de conectar con usuarios que envían remesas y quieren solucionar situaciones familiares con la compra de alimentos; algo que pueden hacer desde el país en el que se encuentren corriendo los menores riesgos posibles.

Si quieres leer la nota completa, ingresa a Banca y Negocios.

500.000 emprendedores venezolanos viven del comercio electrónico

Foto: Cortesía

Fuente: Banca y Negocios