¿Acabar con el hombre para salvar el planeta?

¿Acabar con el hombre para salvar el planeta?

¿Acabar con el hombre para salvar el planeta? Al parecer ésta es la opción que cierto movimiento ecologista defiende para erradicar el problema del cambio climático.

Greta Thunberg, es una joven sueca que inspiró el movimiento Fridays4Future para hacernos reflexionar sobre qué clase de planeta estamos dejando a nuestros hijos. Con él, ha conseguido que miles de estudiantes secundaran la huelga global del 15M.

LEE TAMBIÉN China sancionará a quienes contaminen río Yangtsé

La solución es no tener descendencia

Pero existe otro movimiento ecologista que propone directamente no tener descendencia. Se llama Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria (VHEMT, en inglés). Sus integrantes consideran que la solución al cambio climático no está en atajar las emisiones tóxicas o el exceso de plásticos, sino en la natalidad.

Los seguidores proponen salvar la Tierra erradicando de forma voluntaria y pacífica la especie que está acabando con ella: la raza humana.

El movimiento fue creado a finales de los ochenta por el americano Les U. Knight (Oregón, 1947). Es un profesor de instituto metido desde joven en movimientos ecologistas que tras leer el libro La explosión demográfica de Paul R. Ehrlich, consideró que al mundo le venía bien un respiro de tanto humano.

El activista, que para predicar con el ejemplo se realizó una vasectomía con 25 años, proponía que la gente dejara de tener hijos de forma voluntaria para lograr, a muy largo plazo, su extinción.

Desalentar la reproducción humana

Los partidarios de VHEMT desalientan la reproducción a favor de la regeneración, creyendo que la Tierra se beneficiaría de la ausencia de la humanidad“, explicaba la periodista Abby O’Reilly en the Guardian.

Para O’Reilly el proyecto tiene lagunas porque “muchas personas tienen dificultades para procesar este concepto porque no es muy frecuente que alguien asuma la responsabilidad de un problema internacional reprimiendo sus propias funciones biológicas. Reconocer esto como una opción válida obligaría a la gente a reflexionar sobre su propio comportamiento, lo que nunca es muy popular“.

Los voluntarios de VHEMT creen que los humanos somos los culpables del cambio climático y de la extinción de cientos de especies animales y vegetales. Así que el movimiento se presenta como “una alternativa alentadora” a la destrucción que ha ejercido el hombre sobre la Tierra.

No somos solo un puñado de misántropos e inadaptados antisociales que se deleitan morbosamente cuando el desastre golpea a los humanos. Nada más lejos de la verdad. La extinción humana voluntaria es la alternativa humanitaria para los desastres humanos“, apuntan en su web.

Devolver la salud a la ecología terrestre

“Cuando cada humano elija dejar de reproducirse, la biosfera terrestre será capaz de regresar a su antigua gloria y todas las demás criaturas serán libres para vivir, morir, evolucionar (si creen en la evolución) y, tal vez, desaparecer, como tantos “experimentos” de la madre naturaleza lo han hecho al paso de las eras. Así se le devolverá la salud a la ecología terrestre“, propone el movimiento.

Con esta medida tan radical, pretende acabar también con las relaciones de poder y las desigualdades que existen en el mundo. “Para algunos es una cuestión de índole ecologista. Para otros tiene más que ver con los derechos de los animales no humanos. E incluso, paradójicamente, muchos humanistas también comparten nuestros planteamientos”, agrega.

Les U. Knight explicaba en una entrevista publicada por el medio Vice que “las guerras para controlar los recursos serían innecesarias y se conseguiría la paz mundial si frenáramos en seco la sobrepoblación mundial“.

Recuerda que hoy, millones de personas padecen hambre, sed y miseria y cree que todos ellos pueden vivir una vida plena “si no estuviéramos inútilmente tratando de satisfacer nuestras crecientes necesidades“.

¿Están hablando en serio?

Cuando uno se acerca al Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria solo puede preguntarse si se trata de una broma.

Esta reacción debe ser tan frecuente, que incluso han incluido en su página web la pestaña “¿Están hablando en serio?. Y lo cierto es que la respuesta tampoco aclara del todo las dudas.

Es verdad que la rápida extinción de la vida silvestre y el que 40 mil niños mueran cada día no son cosas para reír, pero ni la risa ni los lamentos cambiarán lo que está pasando. Podemos tener también un poco de humor mientras trabajamos por un mundo mejor. Además, regresar a la Tierra a su esplendor natural y terminar con el innecesario sufrimiento de la humanidad son pensamientos felices: no tiene ningún sentido dejarse abatir“.

El movimiento es un éxito cuando cada ser decide no procrear más

De lo que no se le puede culpar a los seguidores del Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria es de optimismo. “El movimiento puede considerarse un éxito cada vez que otro de nosotros decide no procrear más“, explican, conscientes de que lo suyo es una tarea a largo plazo. “Los voluntarios del VHEMT somos realistas. Sabemos que no veremos el día en que no haya seres humanos en el planeta. Nuestro objetivo es a muy largo plazo“.

Cuesta saber cuántos seguidores tiene en la actualidad el movimiento VHEMT. “Debe de haber millones de personas alrededor del mundo que independientemente están llegando a la misma conclusión. Una gran cantidad de los voluntarios actuales eran ya vehementes extincionistas antes de conocer las siglas VHEMT“, especulan.

¿Acabar con el hombre para salvar el planeta?

Fuente: El País – España

Comments

comments