Agua suministrada por Hidrolara no es apta para el consumo. El agua que llega a los vecinos de los municipios Iribarren, Morán y Jiménez del estado Lara no es apta para el consumo. El líquido presenta un color amarillento e incluso un olor fétido.

Así lo informó La Prensa de Lara, a partir de datos ofrecidos por el Colegio de Ingenieros de Lara (CIEL).

Los profesionales evaluaron el agua que se está enviando desde la estación Dos Cerritos. Y encontraron que la falta de sulfato de aluminio y gas cloro en la planta de tratamiento Ciudad Barquisimeto, ocasionan el nivel de turbidez.

Este llega a cinco unidades de nefelométrica (UNT); cifra que la ubica como no apta para el consumo humano. Y para lo cual se debería decretar una alerta naranja que implica la suspensión del servicio en zonas focalizadas.

De acuerdo con el CIEL, el alerta naranja se activa cuando los niveles de turbidez se ubican en 5 o más, como ocurre actualmente; sin embargo, la alerta hasta el momento no ha sido considerada por las autoridades regionales.

El nivel de turbidez del agua que se bombea de Dos Cerritos deriva de la falta de químicos para su tratamiento. Dichos químicos deben ser comprados por Hidrolara a Pequiven, en Morón, Carabobo

Alerta roja

Hace dos semanas, el agua que salía por los grifos era barro; situación que obligó a la suspensión total del servicio en la región.

LEE TAMBIÉN:   Reinaldo Quintero: La certidumbre en los negocios

El gobierno regional tomó las medidas de un alerta roja, pero no la anunció públicamente. Julio Gutiérrez, vicepresidente del CIEL, detalló que en ese momento los niveles de UNT superaron el número 7.

El ingeniero explicó que para purificar el agua se requiere de una gandola diaria de sulfato de aluminio, que equivale a seis toneladas; y al mismo tiempo se necesita de un cilindro de gas cloro; a lo cual se suma una reserva que deben tener para cualquier emergencia.

Sin embargo, Hidrolara no cuenta con químicos porque no planificó la compra antes de la llegada de las lluvias; que es cuando se registran altos niveles de turbidez en el agua.

Hace una semana, el gobernador de Lara, Adolfo Pereira anunció la llegada de 30 toneladas de sulfato de aluminio, que alcanzaría para unos cinco días, según Gutiérrez.

Tanto el sulfato de aluminio como el gas cloro se utilizan para evitar el mal olor del agua, eliminar algas y como bactericida. Cabe recordar que el agua viene directamente de los embalses; y requiere de un proceso que debe realizarse las 24 horas del día, para que pueda ser consumida.

El vocero gremial comentó que desde 2018 aproximadamente se vienen presentando problemas de turbidez y mal olor en el agua.

No apta

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que el agua pueda ser apta para el consumo humano la turbidez debe estar idealmente debajo de 1 UNT. Y tampoco debe superar en ningún caso las 5 UNT, porque el agua estaría contaminada.

LEE TAMBIÉN:   ¿Cuánta chatarra dejamos en Marte?

Julio Gutiérrez detalló que en Morán, Jiménez y 80% de Iribarren el agua se encuentra en 5 UNT; por lo cual no debe ser consumida porque está cargada de bacterias que pueden generar enfermedades. Entre ellas la Escherichia coli (E. coli) que en algunos casos suele causar diarrea, cólicos abdominales, diarrea con sangre y hasta vómitos. Advierte que hervirla no combate las bacterias.

Vecinos de comunidades como La Carucieña, El Tostao, Ruiz Pineda, José Gregorio Hernández, Venezolanos Primero, El Bolívar, Los Crepúsculos y Andrés Eloy Blanco, entre otras; aseguran que en los últimos días vienen tomando el agua que sale de las tuberías con aspecto a “chocolate”, la cual les ha causado malestar estomacal y diarrea.

Agua suministrada por Hidrolara no es apta para el consumo

Fuente: La Prensa de Lara

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »