Icono del sitio

Catedral de Sal de Zipaquirá: el santuario que está bajo tierra

Catedral de Sal de Zipaquirá: el santuario que está bajo tierra. La Catedral de Sal de Zipaquirá es un hito de la arquitectura estereotómica; y un homenaje a la geología, a los recursos naturales, y a la ingeniería.

Cada espacio dentro de la catedral genera una experiencia única por su composición, iluminación y decoración. Y ese juego proyectual de llenos y vacíos, permite experiencias únicas y espacios extraordinarios.

Según el portal Arquitectura y Empresa, el santuario es conocido como la primera maravilla de Colombia. Y está a 180 metros bajo tierra.

En la ciudad de Zipaquirá, departamento de Cundinamarca, se encuentra el más grande hito de arquitectura estereotómica del país, La Catedral de Sal; proyecto único de carácter religioso, cultural y turístico que ha llamado la atención mundial.

Ingreso a la Catedral de Sal / Fotografía de Atrápalo

Diseñada por el arquitecto Roswell Garavito Pearl

La catedral fue diseñada por el arquitecto Roswell Garavito Pearl en homenaje a Nuestra Señora del Rosario – Patrona de los Mineros-; y fue construida bajo la dirección técnica del ingeniero Jorge Enrique Castelblanco entre 1992 y 1995 al interior de las minas de sal.

El monumento está ubicadao en el parque de la sal -de 32 metros cuadrados de área- a 48 kilómetros de la ciudad capital, Bogotá D.C.

Detalles interiores de la Catedral de Sal / Fotografía de Vagabundler

A 180 metros bajo tierra se creó un proyecto arquitectónico tallado completamente en sal, en el cual la técnica es completamente estereotómica.

De acuerdo con la información, en una gran masa se empiezan a generar oquedades con sentido; y el juego de llenos y vacíos permite experiencias únicas y espacios extraordinarios. Mientras, que la catedral termina convirtiéndose en un tributo a la geología, a los recursos naturales, y a la ingeniería.

Capilla dentro de la Catedral de Sal / Fotografía de Vagabundler

14 Estaciones del Viacrucis

En el primer tramo del recorrido -con 386 metros de longitud y 13 metros de altura- se encuentran las 14 Estaciones del Viacrucis; las cuales se proyectan en ambientes imponentes, largos tallados en roca de sal, iluminados con diferentes e intensos colores.

Pero destacan las esculturas de mármol y sal, que culminan la composición.

Estación Viacrucis de la Catedral de Sal / Fotografía de Vagabundler

La Cúpula

Al pasar el túnel en donde se encuentra el Viacrucis se llega a la Cúpula. Su forma e iluminación azul simbolizan el Cielo; área que permite la visual de la Gran Cámara Central de la catedral, compuesta por cuatro columnas cilíndricas que representan a los evangelistas.

Allí se encuentra la Cruz tallada más grande del mundo, pues tiene 16 metros de longitud; hay un Altar Mayor; la cascada de sal; el comulgatorio; y la obra de mármol “La creación de Adán”.

El coro se encuentra en la parte superior de la Nave Central, generando un gran balcón hacia ésta; es un espacio que alberga una escalinata tallada en sal, representando la escala musical.

Nave central de la Catedral de Sal / Fotografía de Vagabundler

El Nártex

Dentro de la catedral también se encuentran espacios como una cafetería, auditorio, un gran espejo de agua subterránea -de 80 metros cuadrados-; y el Nártex, que es una obra compuesta por una serie de paralepípedos tallados en sal que muestra la formación salina en sus muros.

También se encuentra la ruta del minero, y la cámara de luz y sonido.

Espejo de agua de la Catedral de Sal / Fotografía de Awali

La Catedral de Sal es el encuentro de sensaciones, vivencias, y ramas académicas que convergen en el desarrollo de la más grande maravilla colombiana; permitiendo al usuario el disfrute de un lugar inefable y completamente enriquecedor.

Detalles interiores de la Catedral de Sal / Fotografía de Vagabundler
Catedral de Sal de Zipaquirá: el santuario que está bajo tierra

Fuente: Arquitectura y Empresa

Comentarios

Comenta en Facebook

Salir de la versión móvil