Ciudad: Bachaqueo de combustible / por Milton R Abreu A

Ciudad: Bachaqueo de combustible / por Milton R Abreu A

Milton Abreu

 

CIUDAD.- El diccionario de la Lengua Española, define la palabra BACHACO de la manera siguiente: “m. Venezuela. Hormiga grande y voraz de los formícidos, de color rojizo y a veces negro según la especie”.  En las expresiones cotidianas utilizadas por los habitantes de nuestro querido país, han aparecido unos nuevos “venezolanismos” que tienen relación con el insecto arriba mencionado, a saber:

BACHAQUEO: comprar productos o bienes subsidiados y venderlos a mayor precio en el país o en países vecinos, donde el diferencial cambiario hace altamente lucrativa esta actividad.

BACHAQUERO (S): se le dice a la persona (s) que se dedica (n), a ejercer la actividad del Bachaqueo.

Este fenómeno lo veníamos observando y viviendo a lo largo de todo el país, sobretodo con los productos de la dieta básica, de mantenimiento y de aseo personal; después incorporaron las medicinas y productos de uso médico (pero en la modalidad de traerlos del exterior); e igualmente en los estados fronterizos se ha mantenido el Bachaqueo de combustible y lubricantes.

CONOZCA  Es terrible el panorama de la gasolina en Venezuela

Aunque no tiene nada que ver lo que voy a escribir a continuación con lo del Bachaqueo, quiero dejar en el escrito, parte del Reporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), publicado los primeros días del mes de Diciembre del 1918, titulado: “Crimen y violencia: un obstáculo para el desarrollo de América Latina y el Caribe”; en este texto aparece Ciudad Guayana en el puesto número 9 entre las cincuenta ciudades más violentas del mundo con 80,28 homicidios por 100.000 habitantes.

Ha cambiado la forma de vivir…

Es indiscutible que este “sistema de gobernar” de los de turno; ha cambiado la forma de vivir del venezolano. Ahora somos otros: pensamos y actuamos de manera diferente; sobrevivimos en medio de estrecheces y dificultades de todo tipo. En fin, nos hemos transformado, hemos pasado de ser: activos, valerosos, laboriosos, ingeniosos, de palabra, etc. a ser, mas ingeniosos pero para la tracalería, y pareciera que más bien se alegra con cualquier escasez que afecte las necesidades primordiales de sus semejantes para sacar una ganancia. Y el resto, simplemente en unos conformistas, cuya única solución al gran problema que estamos padeciendo es, al parecer, “la diáspora”.

LEE TAMBIÉN:   Octubre: el mes más lluvioso y no hubo mejoras en el suministro de agua

Por esto me voy a referir, nuevamente, al GRAVE problema por la desdicha que estamos viviendo los habitantes de Ciudad Guayana y otras poblaciones del Estado Bolívar, con el suministro de combustible automotor. Esta gran ciudad conformada por Puerto Ordaz y San Félix, dispone para surtir de combustible a su parque automotor de 30 Estaciones de Servicio, además de ellas en la Base Aérea Teófilo Luis Méndez, ubicada en el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar, donde se equipa al transporte público. No sé a ciencia cierta cuál es el número de vehículos que conforman el parque automotor de esta otrora bella ciudad.

Actualmente a los vehículos se le surte de combustible, (en unas bombas 40 litros y en otras 30 solamente), dos días a la semana de acuerdo con el número terminal de su placa. Frente y/o alrededor de cada Estación de Servicio se apilonan diariamente entre 500 ó 600 vehículos en cuatro columnas; una a los que les corresponde ese día; una segunda los que están en espera del ticket para equipar al día siguiente; la tercera para esperar el turno del día siguiente cuando se repartirá el ticket. Y una cuarta cola de pocos vehículos (esta cola si camina), ésta normalmente se encuentra en la avenida o calle cercana a la bomba y allí están los que “negocian”.

Tengo que acotar que esta gente, normalmente, pasa esos días y noches en las colas; esto trae adicionalmente incremento de la basura y desechos humanos en las calles y avenidas, ruidos molestos para los vecinos, discusiones, peleas, etc.

Esto de “negocian”, es porque existen los llamados “cupos”, para equipar en forma express y full tanque (sin hacer cola), pagando un promedio de 600 mil bolívares: los Colectivos tienen su cupo, igual Los Guardias Nacionales, la Policía (si hay allí estos efectivos), y hasta los bomberos (trabajadores que expenden el combustible), tienen su cupo. Hay una bomba en Castillito donde ”los cupos” son controlados por una señora que su negocio (fachada), es vender café a la gente que está en las colas. Si una persona le reclama a un Guardia Nacional por esta anormalidad-delito, el efectivo sin ningún empacho dice: “…es que tengo que completar la cuota de mi Comandante”.

LEE TAMBIÉN:   Se requieren 200.000 b/d de gasolina para tener un país en pleno dinamismo

No es otra cosa que toda una ciudad metida en una interminable cola todos los días y noches. Ante la pregunta: ¿Y el pueblo por qué no hace nada; por qué no protesta?,….¿Por qué no se hace sentir ? La repuesta es muy sencilla: gran parte de esa gente ya ha tomado eso de equipar su vehículo de combustible como un “TRABAJO”, muchos de ellos se han transformado en “Bachaqueros del combustible”.

Pasan tres días de la semana en una cola, equipan, venden ese combustible a UN DÓLAR U.S el litro y se están ganando 30 ó 40 dólares por semana, cantidad esa que en ningún trabajo legal y honesto se los van a pagar, convirtiéndose de esta manera, en cómplices para que se mantenga esa situación de crisis que nos afecta a todos, pero a la cual , como a todos los problemas, ellos le han sacado provecho, con la mirada ciega o la anuencia de quienes están obligados a impedir tales prácticas ilegales e injustas para los que no las practican y además no cuentan con esos recursos para pagar a los revendedores a tan exagerados y delincuenciales precios. .

Ahora mis preguntas:

– ¿Qué sentirá el Primer Mandatario Regional, al tener la principal ciudad de su Estado en estas condiciones: 9no. Puesto en el Mundo de ciudad mas violenta, además de sumida en un total y vergonzoso descontrol en el abastecimiento de ese vital líquido, (dos cositas nada más para no entrar en otros detalles). Podrá dormir tranquilo? ¿Podrá pararse frente a un espejo?  ¿Podrán decir mañana a su familia: yo fui Gobernador del Estado Bolívar?…

LEE TAMBIÉN:   Gasolina colombiana alivia escasez en el Zulia

– ¿Dónde queda aquello que alguien dijera: ¡El venezolano es del tamaño que se le presente el compromiso!..?

– O lo que dijera por el año 1870 el entonces Presidente de la República Antonio Guzmán Blanco: “Venezuela es un cuero seco, que se pisa por un lado y se levanta por el otro”.

Ante este claro estado de indefensión, al cual no le veo, al menos con esta gente, una salida clara y en beneficio del pueblo; no me queda otra cosa que pedir al Presidente de la Academia Venezolana de la lengua, tome esas “nuevas” palabras y expresiones que han surgido de esta calamitosa situación y solicite su inclusión como “venezolanismos” en la Real Academia Española.

Puerto Ordaz, 24 de Enero del 2020

Bachaqueo de combustible

Por MILTON R. ABREU A.

Coronel Ejército Siglo XX

Comments

comments