Ciudades sostenibles, personas más felices

Ciudades sostenibles, personas más felices

Estas interesantes reflexiones sobre las ciudades sostenibles y el nivel de satisfacción de la población es parte de una entrevista realizada por Marlene Testa para La Estrella de Panamá a la arquitecto Claudia Carol.

¿Cómo el diseño urbano puede incidir en una mejor calidad de vida?

‘Una ciudad feliz utiliza la arquitectura, el diseño y los sistemas para ayudar a todo el mundo a tener una vida más sana, más conectada y más satisfactoria’, dijo Charles Montgomery, urbanista y escritor canadiense.

La interacción con la naturaleza influye en la felicidad y el nivel de estrés de las personas. Que haya espacios para caminar, usar bicicletas y vehículos motorizados, que existan estaciones de transportes que conecten con las viviendas son factores que influyen en la comodidad de una ciudad y de sus residentes, explicó Claudia Carol, líder mundial de ciudades y comunidades de la empresa de diseño y arquitectura Gensler, durante el Primer Congreso de Sostenibilidad, Ecología y Evolución celebrado en Costa Rica, entre el 27 y 29 de septiembre de 2018.

Carol, ganadora de premios del Instituto Estadounidense de Arquitectura y la Asociación Estadounidense de Planificación, agregó que hay que crear ambientes limpios y seguros donde haya acceso al tránsito, a los buses, bicicletas, motocicletas. ‘Hay que hacer que las ciudades sean mejores’.

LEA TAMBIÉN Las ciudades más felices del mundo

La felicidad, según la experta, está ligada a cuan integrado esté una persona en su comunidad y cómo teje las relaciones intrapersonales, es decir, cómo es su convivencia cotidiana.

Pero, ¿cómo construir esas ciudades sostenibles que hacen a las personas más felices? El diseño exitoso parte de la interacción con la comunidad. Hay que conversar con la comunidad, hay regiones del Himalaya donde incluso se realiza un censo para determinar las insatisfacciones de la población y se gobierna a partir de ese estudio, dijo Carol.

Las ciudades futuras deben ser lugares diseñados para personas, no vehículos, edificios y negocios. Crear comunidades vibrantes, con conexiones y con interacción entre personas y lugares es primordial, explicó la arquitecta de Gensler.

Montgomery, por su parte, asegura que cada ciudad es una máquina de comportamiento. Los edificios y los sistemas de la ciudad alteran la forma en que se mueven, cómo se sienten y como se tratan las personas, estableció el urbanista y escritor canadiense citado por el diario El País , en su edición de julio de 2015.

En América Latina, el crecimiento acelerado de las ciudad y falta de planificación urbana han sometido a sus habitantes al constante estrés.

No existen soluciones únicas para todas las ubicaciones geográficas, ya que la planificación urbana estará cada vez más arraigada en la cultura local. Pero las ciudades también deben ser capaces de sostener la transformación y abordar problemas más grandes, como la salud pública, el cambio climático y la generación de energía. ‘Para prosperar en el futuro’, dice Rae Smith, un diseñador urbano con sede en la oficina de HOK en San Francisco, citado por Gensler, ‘necesitamos maximizar el valor de nuestro entorno construido y aprovecharlo para resolver múltiples problemas a la vez’.

Uno de los proyecto que está desarrollando Gensler es un plan maestro para renovar un deprimido sector del sur de Los Ángeles (California, EE. UU) que fue abandonado por diferentes factores económicos y sociales.

Carol junto a Ana Alfaro, otra miembro del equipo de Gensler, proyecta la creación de zonas verdes y ciclorrutas, acompades sean mejores’, concluyó Alfaro.

Ambas expertas coinciden que entre las ciudades son más densas son más felices. Esto permite que las personas vivde loañadas de otras edificaciones, para promover la actividad física y convertir la zona en un lugar para reducir la obesidad, una enfermedad que se está convirtiendo en una epidemia mundial por la vida sedentaria y la mala alimentación. En Santa Ana, Estados Unidos, la gente tenía problemas de obesidad porque la gente salía del carro y ya no caminaba, explican cercas de sus trabajos y tengan los servicios muy cercano al lugar donde habitan. La forma ó Carol.

‘EL DISEÑO URBANO INCIDE EN UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA. POR ESO SE DEBE CONVERSAR CON LA COMUNIDAD PARA BUSCAR SOLUCIONES QUE LOS HAGAN FELICES’,
CLAUDIA CAROL / ARQUITECTA

Alfaro, que junto con Carol, dictó el conversario ‘Ciudades sostenibles, personas felices’ explicó que la visión está inspirada en un concepto de parque público para que las personas puedan comunicarse en ambientes limpios y seguros. El tema de crear una conciencia sobre el medio ambiente es uno de los principios que guía los diseños de ambas arquitectas. ‘Pequeños cambios hacen que las ciudgrar la densidad deseada, combinada con los nuevos modos de transporte, será uno de los retos de la planificación de ciudades en el futuro.

Las estadísticas del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas establece que dentro de 30 años, el 68% de la población vivirá en zonas urbanas, un proceso que se acelera en los países de ingresos bajos y medios.

Ciudades sostenibles, personas más felices

FUENTE: La Estrella de Panamá  //  Marlene Testa –  Claudia Carol

Comments

comments