Icono del sitio

Cómo ahorrar y no morir en el intento

Cómo ahorrar y no morir en el intento. Uno de los propósitos de Año Nuevo más recurrentes es ahorrar durante los 12 meses. Sin embargo, también es aquel al que más pronto renuncian las personas ante la dificultad de guardar una parte del ingreso para planes futuros o contingencias.

Pero los especialistas han creado diferentes métodos para facilitar el cumplimiento de esta meta; que, además de ser un buen hábito, representa una de las mejores formas de mantener la salud financiera; y de contar con tranquilidad en el futuro, reseña Yahoo Noticias.

El método infalible para ahorrar

Más que seguir una regla, se trata de aclarar cuáles son las prioridades, para aplicar el método 50/30/20; que establece utilizar para los gastos fijos y pago de deudas la mitad de los ingresos; el 30% para gastos personales y el 20% restante para ahorrar.

Aunque parece demasiado fácil, la clave está en aprender a distinguir lo necesario de lo prescindible; algo que marca la diferencia entre llegar a fin de mes con dinero en el bolsillo y estirar el último billete los últimos tres días hasta la próxima fecha de pago.

Por supuesto, al inicio será un poco complicado, pero conforme lo pongas en práctica se irá facilitando aplicarlo. Una herramienta que será de mucha utilidad es el presupuesto; que permite visualizar mejor los gastos en que se incurre y cuáles pueden eliminarse.

Presupuesto

Si ya no usas papel, puedes acudir a alguna de las muchas aplicaciones para registrar tus gastos y a planear el presupuesto; como Mint o YNAB (You Need a Budget).

Así, cuando decidas cuánto necesitas para comprar despensa, descarta los productos que, al final, terminas tirando a la basura; que estadísticamente son entre el 5% y el 15% de lo que se adquiere.

También se puede hacer una relación de los recursos que requiere comer en restaurantes o pedir comida a domicilio; contra lo que se utiliza para preparar la comida en casa. O bien, qué costo tienen en conjunto los servicios de streaming que se tienen contratados, si es que se trata de más de uno, y cuál es que es más conveniente conservar.

Disciplina

Cuando se revisen los gastos personales, que son prescindibles pero que se realizan en beneficio de la calidad de vida; es importante ajustarse al presupuesto y evitar ese “último gustito” que sale del dinero que se tiene destinado.

Poco a poco se irá ganando disciplina y se logrará un gasto más responsable y menos impulsivo. Si hay algo que se desea adquirir pero no se tiene suficiente dinero, se puede hacer un plan de ahorro para comprarlo de contado, en lugar de usar la tarjeta de crédito.

Cuando se llega al porcentaje del ahorro, lo mejor es que, cuando reciban los ingresos, piense en ellos sin tomar en cuenta ese 20% para hacer planes. Otra forma de hacerlo fácil es ingresarlos a una cuenta separada o de inversión en cuanto se reciba el pago; así será más fácil mantener el objetivo.

Es útil también hacer revisiones trimestrales para ajustar los gastos básicos, fijos y prescindibles; pues a medida que se van pagando las deudas podría destinarse más dinero al ahorro a un plan a corto plazo, como unas vacaciones o una nueva consola de videojuegos.

Cómo ahorrar y no morir en el intento

Foto: Cortesía

Fuente: Yahoo

Comentarios

Comenta en Facebook

Salir de la versión móvil