Comunidad universitaria de la USB se pronuncia ante situación de ahogo y cerco. La comunidad universitaria de la Universidad Simón Bolívar (USB), emitió este sábado un comunicado en el cual se pronuncian acerca de la situación de ahogo financiero y presupuestario; así como en torno al cerco que desde el Ejecutivo se está colocando a las casas de estudio del país.

El documento fue suscrito por William Anseume, presidente de la Asociación de Profesores Universitarios de la USB (APUSB); David Cedeño, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la USB (FCEUSB); y Mineau Reyes, presidente de la Asociación de Egresados de la USB (AEUSB).

Incertidumbre

En el texto se denuncia “la incierta situación a la que está sometida la USB desde hace varios años”. Y es que el Ministerio de Educación Universitaria aún no aprueba ni entrega los recursos del presupuesto, “generando una situación de extrema precariedad financiera para la institución”.

En tal sentido, recordaron que desde marzo del año 2020 -cuando se decretó la cuarentena por la pandemia de Covid-19- no hay actividades presenciales en sus sedes.

“A pesar de esto, las autoridades, el personal académico, administrativo y obrero han realizado enormes esfuerzos para tratar de seguir trabajando; sin condiciones mínimas; prestando el mejor servicio al alcance posible; y ofreciendo una oferta docente a distancia a la comunidad estudiantil”.

Sin embargo, catalogaron como “arbitraria” la decisión de despojar a la institución de los recursos para el pago de personal. Y aclararon que hacerlo a través de la plataforma Patria, representa una flagrante violación a la autonomía financiera; así como una severa restricción para la continuidad de las actividades en la USB.

LEE TAMBIÉN:   Ingeniero venezolano desarrolló la aplicación sanitaria Rope Stubborn

“La falta de recursos ha hecho que el sueldo del profesor universitario deje de ser un derecho; y haya desaparecido bajo la responsabilidad del régimen venezolano”.

Sin seguridad social

Asimismo, preocupa el hecho de que sin explicación alguna fueron desincorporados los aportes patronales a la seguridad social; y dejaron sin efecto, de facto, los contratos de jubilados, entre otros desmanes.

Por ello, exigieron el restablecimiento de los niveles de ingreso que les permita disfrutar de los requerimientos básicos; y una seguridad social de protección a la salud.

El comunicado advierte que los trabajadores administrativos y el personal obrero está en peores condiciones laborales.

A la universidad con sede en Sartenejas, la despojaron de los recursos para el mantenimiento y funcionamiento de servicios básicos; entre ellos la limpieza, bioseguridad, transporte y comedores.

Tampoco hay recursos para las providencias estudiantiles desde hace tiempo, golpeando al estudiante y, especialmente, a los de bajos recursos. “Así, el recibir una educación de calidad es un derecho que ha sido arrebatado a los jóvenes venezolanos”, apuntaron.

Permanencia de la universidad en riesgo

En este sentido, alertaron que la permanencia de la universidad como institución formadora de conocimiento, innovación y desarrollo, está en riesgo; “debemos, unidos, exigir al régimen la restitución de los recursos y autonomía a nuestras universidades actualmente en abandono”.

Desde hace algunos meses la comunidad universitaria está en alerta por el destino que le dará el régimen a la universidad venezolana; y en este caso especial a la USB, “ejemplo de calidad y excelencia; que ha formado generaciones de profesionales que han aportado desarrollo, bienestar y progreso a sus familias, al país y al mundo”.

LEE TAMBIÉN:   Nigeria aprueba una ley para revolucionar su industria petrolera

Si bien indicaron que la pandemia por COVID-19 obligó a la suspensión de actividades presenciales en la USB desde marzo 2020; la falta de presupuesto y de condiciones de trabajo a la que está sometida la Universidad inició mucho antes de la pandemia.

De hecho, esa “es la causa profunda de la migración de estudiantes, profesores y personal administrativo, buscando mejores condiciones de vida, trabajo y estudio”.

Pretensiones del régimen

Los firmantes del documento se preguntaron “¿Qué pretende el régimen? ¿Doblegarla? ¿Cerrar la universidad? ¿Privar de la educación a los venezolanos?”.

En este particular, advirtieron a la sociedad venezolana acerca de las “amenazas sobre la academia y la generación del conocimiento; la intención de acabar con la institución de la universidad; impedir la formación de nuestros jóvenes estudiantes y próximos profesionales, constructores del futuro de la nación; y desmantelar la función de generación del recurso más importante para el desarrollo del país como lo es el recurso humano”.

Al enfatizar que quieren trabajar por el país y seguir formando jóvenes; enseñando, generando conocimiento, investigando y haciendo ciencia; los docentes propusieron impulsar la reconstrucción de la universidad y la construcción del futuro, preservando y defendiendo esa casa de estudios.

Finalmente, invitaron a los profesionales, trabajadores, estudiantes y al país que forma y sueña con un mejor futuro “a reclamar y apoyar a la USB y a las universidades públicas y privadas del país; exigir la atención y recursos que requiere la academia; repensar nuevos modelos de gestión y generación de recursos para su financiamiento; y evitar la destrucción que las amenaza”.

LEE TAMBIÉN:   El estrés hace que te salgan canas ¿se puede revertir el proceso?
Comunidad universitaria de la USB se pronuncia ante situación de ahogo y cerco

Fuente: Nota de prensa Fundación Construyen País

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »