Crean enzima devoradora de plásticos

Crean enzima devoradora de plásticos. Un equipo de ingenieros de la Universidad de Texas en Austin, creó una enzima capaz de descomponer, en cuestión de horas o días, plásticos que normalmente tardan siglos en degradarse.

Este descubrimiento podría ayudar a resolver uno de los problemas medioambientales más acuciantes del mundo. ¿Qué hacer con los miles de millones de toneladas de residuos plásticos que se acumulan en los vertederos; y contaminan nuestras tierras y aguas naturales?

Según el portal EcoInventos, la enzima puede potenciar el reciclaje a gran escala; permitiendo a grandes industrias reducir su impacto ambiental mediante la recuperación y reutilización de plásticos a nivel molecular.

Posibilidades infinitas

Las posibilidades de aprovechar este proceso de reciclaje de vanguardia son infinitas. Y es que más allá de la obvia industria de la gestión de residuos; también ofrece a las empresas de todos los sectores la oportunidad de tomar la delantera en el reciclaje de sus productos.

“A través de estos enfoques enzimáticos más sostenibles, podemos empezar a vislumbrar una verdadera economía circular de los plásticos”; dice Hal Alper, profesor del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Texas en Austin.

El proyecto se centra en el tereftalato de polietileno (PET); un importante polímero que se encuentra en la mayoría de los envases de consumo. Y sí, aquí están incluidos los envases de galletas, botellas de refrescos, envases de frutas y ensaladas, y ciertas fibras y textiles. Precisamente todas ellas, constituyen el 12% de todos los residuos del mundo.

Proceso circular

De acuerdo con la información, la enzima pudo completar un «proceso circular» de descomposición del plástico en partes más pequeñas llamado despolimerización; para luego volver a unirlo químicamente (repolimerización).

En algunos casos, estos plásticos pueden descomponerse completamente en monómeros en tan sólo 24 horas.

Ahora, los investigadores de la Escuela de Ingeniería Cockrell y de la Facultad de Ciencias Naturales utilizaron un modelo de aprendizaje automático; para generar nuevas mutaciones de una enzima natural llamada PETasa que es la que permite a las bacterias degradar los plásticos PET.

Partiendo de las explicaciones, el modelo predice qué mutaciones de estas enzimas lograrían el objetivo de despolimerizar rápidamente el plástico de desecho postconsumo a bajas temperaturas.

FAST-PETasa

A través de este proceso, los investigadores demostraron la eficacia de la enzima, a la que llaman FAST-PETasa (PETasa funcional, activa, estable y tolerante). E incluyeron 51 envases de plástico postconsumo diferentes; cinco fibras y tejidos de poliéster distintos; y botellas de agua todas ellas de PET.

“Este trabajo demuestra realmente el poder de reunir diferentes disciplinas, desde la biología sintética hasta la ingeniería química y la inteligencia artificial”; señaló Andrew Ellington, profesor del Centro de Biología Sintética.

El reciclaje es la forma más obvia de reducir los residuos de plástico. Pero en todo el mundo se recicla menos del 10% de todo el plástico. El método más común para eliminar el plástico, además de arrojarlo a un vertedero, es quemarlo; lo cual no solamente es costoso, sino que también requiere mucha energía y arroja gases nocivos al aire.

Otros procesos industriales alternativos incluyen procesos de glicólisis, pirólisis y/o metanólisis, que consumen mucha energía.

Crean enzima devoradora de plásticos

Foto: Cortesía

Fuente: Ecoinventos