Cronourbanismo: la idea que plantea ciudades donde todo esté a mano. La pandemia de Covid-19 replanteó la forma de diseñar y de vivir en las ciudades.

Algunas de las nuevas ideas que más resuenan parten del “cronourbanismo”, estudiando por qué desperdiciamos tanto tiempo entre trayectos.

Por ello Carlos Moreno, urbanista y científico de la Universidad de la Sorbona de París, plantea una ciudad donde todo estaría a mano. El colegio, el trabajo, el centro de salud, las tiendas, los centros culturales y los espacios de ocio.

Es una utopía donde todo estaría a quince o veinte minutos de distancia, refiere el portal Cosas de Arquitectos.

¿Estamos preparados para este tipo de ciudades?

Otros expertos, como el profesor de Harvard Elvis García, plantean soluciones similares para algunas ciudades; un proceso de descentralización y de creación de barrios autónomos. Si aplicamos este pensamiento, a través de lo existente, podríamos decir que las ciudades americanas, más descentralizadas, serían la ciudad perfecta. Pero ¿lo son?

“Vivir en barrios de viviendas unifamiliares, desplazarse a todos sitios en coche y que no haya un centro que aglutine a la gente en bares y terrazas, tampoco es ni un modelo sostenible de ciudad ni querríamos adoptarlo en Europa”, cuenta Elvis a Cosas de Arquitectos.

Por eso, cree que el futuro está en la llamada “ciudad de los 20 minutos“.

En algunos casos, este concepto es llevado al extremo, como en el caso de Plan Melbourne 2017-2050.

El informe señala el objetivo de “crear áreas locales accesibles, seguras y atractivas en las que la gente pueda cubrir la mayoría de sus necesidades cotidianas con un paseo de 20 minutos para hacer Melbourne más saludable e inclusiva”. Con el objetivo de potenciar el desarrollo comercial en los barrios, en detrimento del centro urbano.

LEE TAMBIÉN:   Deshielo glaciar crea más de 1.000 lagos en los Alpes suizos

La ciudad burbuja: La ciudad de los 20 minutos

¿Pero es este el concepto de ciudad que buscamos?

El diseño de una ciudad ha de hacerse a medida del viandante, y no del conductor, como ha ocurrido a lo largo del último siglo. Esta es una realidad probada y que tiene sentido.

Pero si hablamos de Europa y sus trazados urbanos, esto ya funcionaba así; ya que las vías peatonales se siguen reduciendo en detrimento de las carreteras o espacios para vehículos. Y en su concepto original la mayoría de ellas fueron diseñadas en etapas anteriores a la fiebre del coche.

Carlos Moreno es el director de la cátedra ETI (Emprendimiento, Territorio, Innovación) de la Universidad de la Sorbona; y uno de los mayores expertos en “ciudades inteligentes”.

Un modelo acelerado por la pandemia al que se han sumado ciudades como Melbourne, Utrecht, Milán, Dublín, Madrid o Pontevedra. Esta ciudad gallega tiene desde hace 27 años una política de transformación urbana para los peatones y sin coches; muy avanzada desde hace años.

El especialista en urbanismo se ha inspirado en las teorías de Jane Jacobs. La divulgadora y activista estadounidense que desarrolló el concepto de “ciudad viva” sobre el arraigo en los vecindarios en 1961.

“Hay seis funciones sociales urbanas para que la gente tenga calidad de vida: vivienda digna; tener un trabajo físico o digital en proximidad; poder comprar en las cercanías; acceso a una salud física y mental igualmente próxima; cultura y educación, explica Carlos Moreno.

LEE TAMBIÉN:   Banco Mundial: Venezuela es el peor país para invertir en la región

La ciudad de los 20 minutos

Son esas bases las que apuntalan el proyecto que desarrolla en París junto a Anne Hidalgo, su alcaldesa.

“No queremos que sea mi aldea de los 20 minutos, queremos que el conjunto de la ciudad sea policéntrico y con múltiples servicios”.

La alcaldesa de París ha comentado que la “ciudad de los 20 minutos” es un BIG BANG de la proximidad.La ciudad burbuja: La ciudad de los 20 minutos

No creo que el futuro de la ciudad sean barrios autosuficientes, ni la suma de estos. Ya que asumiendo esta teoría estamos olvidando algo muy importante, el concepto de multiculturalidad, de independencia y de anonimato; que es lo que hace a las grandes urbes tan atractivas para todo tipo de personas; donde te puedes sentir libre; no juzgado, y crear tu propia identidad.

Moverse menos supone vivir mejor

Pero la “desmovilidad” como ellos lo llaman también fortalece la sensación de pertenencia a un barrio; y por tanto la sensación de rechazo dentro de este a personas disidentes.

Este concepto tiene un peligro. Y es que la descentralización genera muchas diferencias sociales.

Evidentemente crearíamos guetos en los que las clases mas desfavorecidas no solo se vieran obligadas a vivir donde pudiesen; sino que además a que su vida y su entorno se tuviera que desarrollar en estos espacios, que pueden ser seguros para unos; y tremendamente inseguros para otros.

En este caso estoy más cerca al planteamiento del reputado urbanista Domínguez; que expone que la segmentación actual de las ciudades no es factible para desarrollar esta teoría.

LEE TAMBIÉN:   Cuánta gasolina debe producir Venezuela para abastecer las bombas

Habría que rediseñar barrios al completo para que se comportaran de manera homogénea entre sí, añadiendo vivienda social, no excluyendo a ningún grupo, como si de mezclar frutos secos se tratara; y aun haciéndolo, llegaría un momento en que, por convivencia y proximidad, volvieran a reconocerse estas diferencias entre áreas, ya que es inevitable.

La ciudad burbuja: La ciudad de los 20 minutos

El concepto de París hace aguas en cuanto hablan de “reequilibrar los barrios” mediante dotaciones a zonas empobrecidas; y de “mezclar la población” como si de objetos se tratase a través de la construcción de vivienda social. A lo largo del siglo XXI hemos comprobado en numerosas ciudades europeas que es un sistema obsoleto y caduco.

Algunos sociólogos hablan de que el concepto necesita ir acompañado de una regeneración de valores:

“Supone un cambio de paradigma educativo en el respeto y consideración de la naturaleza; de la proximidad, del ser y no del tener, de la relación en la ciudad, del convivir y no coexistir”. Pero ¿es esto lo que realmente queremos de nuestras ciudades, convertirlas en pueblos independientes conectados entre sí?

Cronourbanismo: la idea que plantea ciudades donde todo esté a mano

Fuente: Cosas de Arquitectos

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »