Icono del sitio construyenpais.com

Derrames de petróleo cubren 40 kilómetros de costas en Paraguaná

Derrames de petróleo cubren 40 kilómetros de costas en Paraguaná. Las orillas de Punta Cardón, Tiguadare, Cayude, Prudencial y Tacuato, que abarcan buena parte de la costa norte de Falcón; están cubiertas de hidrocarburos y lastres de petróleo que imposibilitan la vida marina en la zona.

Así lo indicó Carmen Padilla, vocera del Consejo Nacional de Pescadores y Pescadoras Socialistas (Connpa) de Tiguadare; quien denunció que la tubería que pasa por la zona mantiene un derrame de crudo perenne desde hace unas semanas.

“Eso no ha cesado y con la calma y el vendaval se vino ya a las orillas de los asentamientos pesqueros”, declaró a Crónica.Uno.

Lamentablemente, la contaminación de las corrientes con el crudo es una realidad que se palpa a diario. Así como ver el ecosistema deteriorándose progresivamente, refirió la vocera del Connpa.

Manglares, especies marinas y el propio mar

Manglares, especies marinas y el propio mar, padecen desde hace dos años constantes “ataques”; que mantienen en penurias a la población pesquera compuesta por más de 1.600 pescadores. Elos están aglutinados en siete Conppas que apenas logran pescar entre seis a ocho kilos diarios. Teniendo que salir mar afuera.

Al respecto, Eduardo Klein, biólogo y experto de la Universidad Simón Rodríguez, publicó en sus redes sociales; “resulta que no es un solo derrame de crudo en el oleoducto submarino de Petróleos de Venezuela de Paraguaná, son dos. La mancha tiene unos 40km², como 5.000 canchas de fútbol”.

Según explica Klein, los derrames se ubican el primero a 2.5km de la costa de Tiguadare; y el otro al norte de Punta Maragüey. «Destrucción ambiental por partida doble», acotó.

Se tapa una y sale otra

Pero Padilla, asevera esa es la misma rotura que está en la línea II del oleoducto Ulé-Amuay, sobre la cual se estaba trabajando. Pero a medida que se va tapando una fuga va saliendo otra. «Porque ya eso no va a funcionar así. Esas tuberías están podridas».

De acuerdo con la información esos tubos deben estar totalmente podridos. Y se trata del 18vo derrame en un poco más de dos años. Los derrames han sido marcados con boyas improvisadas hechas con botellas de refresco.

Los pescadores han sostenido encuentros con representantes de Pdvsa en la sede del Centro Integral de Educación y Desarrollo (Cied); y hasta hoy no tienen respuestas para saber cómo solventar este nuevo desastre ecológico.

Una de las solicitudes de los pescadores es el saneamiento del golfete de Coro y su indemnización. A raíz de los constantes derrames de crudo, los manglares comienzan a visibilizar los daños.

Economía por el piso

Para los residentes de los diversos caseríos pesqueros de Paraguaná, la economía está por el piso. Con lo poco que pescan deben pagar con arrime la gasolina que semanalmente les entregan “subsidiada”.

“Estamos trabajando para el Estado, porque debemos arrimar 12 kilos semanales de pescado para obtener en la siguiente semana combustible”; dijo un pescador de más de 30 años a quien llamaremos Leo (nombre ficticio a petición suya).

A los pescadores de Paraguaná se les está otorgando cada semana 120 litros de gasolina para sus faenas. Entre los asentamientos de Tiguadare, Prudencia y Tacuato, se contabilizan 107 embarcaciones. Si cada una debe arrimar 12 kilos de pescado para obtener combustible; son más de 1.200 kilos por semana que van directo a Insopesca.

“Si cada lancha arrima curvina, por ejemplo, esta está a 0,70 dólares el kilo. 12 kilos representan alrededor de 8.4 dólares por embarcación. “Dicen que es subsidiada pero la estamos pagando”, aseguró Leo.

Los derrames están acabando con la pesca

La afectación de los derrames en el golfete de Coro tiene dos entradas, una por Río Seco y la otra por Tiguadare Paraguaná.

Pero las tuberías, que son del proyecto Sufaz o de Cardón IV, están obstruyendo el lecho marino y destruyen los arrecifes. “Por eso pedimos indemnización y saneamiento del golfete”.

Muchos de los pescadores han migrado a la recolección de desechos sólidos para venderlos. El Instituto Municipal de Aseo Urbano y Domicilio de Paraguaná (Imaseo) no cuenta con planes de reciclaje que apoyen este oficio. Entre los desechos tratan de conseguir oro.

Otros se han dedicado a la limpieza de solares y a la construcción. “A los pescadores del golfete de Coro nos ha cambiado la vida y tenemos que reinventarnos para sobrevivir”, aseguran los afectados.

Derrames de petróleo cubren 40 kilómetros de costas en Paraguaná

Foto: Cortesía

Fuente: Crónica.uno

Comentarios

Comenta en Facebook

Salir de la versión móvil