Desarrollan nanopartículas que absorben gases contaminantes. Científicos desarrollaron nanopartículas que absorben gases contaminantes en espacios cerrados.

Al recibir luz, las nanopartículas degradan gases nocivos para la salud que hayan podido entrar del exterior; como por ejemplo los derivados de la combustión en vehículos.

Así lo informó el portal Noticias de la Ciencia, al señalar que los resultados muestran que estas nanopartículas limpian eficientemente el aire; y se podrían emplear, por ejemplo, en la pintura que cubre las paredes dentro de edificios.

De este modo, tales espacios cerrados tenderían a disponer de un aire más limpio.

Estudio de la Universidad de Cádiz

La labor fue adelantada por científicos del grupo Estructuras y Química de Nanomateriales de la Universidad de Cádiz.

Y el estudio se centró en establecer la estructura de las nanopartículas; y estudiar su capacidad para reducir los efectos adversos para la salud de tres gases nocivos: el benceno, el isopropanol y los óxidos de nitrógeno.

“El material resultante tiene forma de polvo y funciona mediante un proceso similar a la fotosíntesis. De igual forma que una planta atrapa el CO2 para generar nutrientes, las nanopartículas se activan con la luz, absorben los gases nocivos y los transforman en inofensivos”.

La explicación la dio a la Fundación Descubre, Luc Lajaunie, investigador de la Universidad de Cádiz.

Los investigadores estudiaron las nanopartículas para comprender mejor sus cualidades químicas a través de un microscopio único en España; que puede realizar varios tipos de análisis al mismo tiempo.

LEE TAMBIÉN:   Crean dispositivo que convierte el sudor humano en batería

Nanopartículas reaccionan a la luz y los gases

Con él, los expertos también comprobaron cómo estas reaccionaban físicamente con la interacción de la luz y los gases nocivos; o cuánto tiempo tardaban en reducir sus efectos, entre otras cuestiones.

Estas partículas están compuestas por láminas de grafeno y esferas de óxido de titanio; y son tan diminutas que presentan el mismo aspecto que el polvo.

El primero es una lámina de carbono muy fina caracterizada por su ligereza y resistencia; y que se emplea actualmente para desarrollar componentes como cables o pantallas en la industria tecnológica.

Por otro lado, el óxido de titanio es un compuesto químico presente en los cosméticos, esmaltes, pinturas o plásticos. Además, posee una cualidad que ‘filtra’ elementos nocivos en el agua y el aire.

“Al estudiar las cualidades químicas de cada material, comprobamos que el grafeno potencia las propiedades ‘limpiadoras’ del óxido de titanio”, comenta Luc Lajaunie.

Para elaborar las nanopartículas, los expertos emplearon concentraciones de grafeno de 5 nanómetros; el mismo tamaño de la punta de un cabello; y 20 nanómetros de óxido de titanio, equivalente a lo que mide una mota de polvo.

Prueba en un entorno simulado

Así, los expertos probaron la acción de las nanopartículas en un entorno simulado. Primero las colocaron en un reactor; una máquina cilíndrica de acero inoxidable con una ventana de cristal sellado cuya función era permitir la entrada de una luz artificial, que reproducía la solar.

LEE TAMBIÉN:   Solo inyectando capital Cantv podría mejorar servicio de Internet

Además, los científicos colocaron luces LED en el interior para que el ambiente fuera parecido al de una habitación interior. Luego, liberaron los gases nocivos que desprende la combustión de vehículos: óxidos de nitrógeno, isopropanol y benceno.

De este modo, analizaron y comprobaron cuánto tiempo tardaban estos en reducirse y con qué concentración de nanopartículas se daba el mejor rendimiento de degradación.

Desarrollan nanopartículas que absorben gases contaminantes

Fuente: Noticias de la Ciencia

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »