Desarrollan sistema de IA para detectar el dolor. El doctor en ingeniería informática español Pau Rodríguez, desarrolló un sistema que emplea Inteligencia Artificial para detectar el dolor. Este esfuerzo le hizo merecedor de uno de los Premios Jóvenes Informáticos de la V edición de los Premios de Investigación concedidos por la Sociedad Científica Informática de España (SCIE); y la Fundación BBVA.

Así lo reseñó El País de España, medio que conversó con el joven de 30 años, cuya excelencia académica es mundialmente reconocida.

Rodríguez nació en Cataluña, pero su formación lo llevó hasta Bélgica para estudiar un máster; y de allí a Montreal, Canadá, donde le ofrecieron una estancia para investigar, donde informática ha visto cómo sus investigaciones sobre IA y redes neuronales cobraban relevancia.

A El País le dijo que el galardón que consiguió fue por el diseño de máquinas capaces de detectan el dolor humano con gran precisión.

IA al servicio de la ciencia

La inteligencia artificial, una vez que aprende a partir de los datos introducidos por los médicos y de las imágenes que recibe; asocia determinados movimientos o expresiones faciales con diferentes niveles de sufrimiento. Pequeñas muecas, parpadeos o gestos con las manos, imperceptibles para el ser humano y no para un algoritmo; que facilitan los tratamientos médicos, como en las unidades del dolor, y las estancias hospitalarias.

“Es un sistema que aprende mediante imágenes en vídeo. Es más complicado que con fotografías porque aquí hay tres dimensiones en vez de dos. El tiempo también ha de comprenderlo. Tardamos un año en desarrollar el proyecto”, comenta Rodríguez.

LEE TAMBIÉN:   Se derrite el glaciar más grande de los Alpes suizos

Pero la inteligencia artificial solo representa una parte de la solución. Las redes neuronales obran la magia que convierte máquinas en ojos artificiales capaces de descifrar el dolor.

Este sistema de aprendizaje profundo, que no deja de ser un método matemático inspirado en replicar el funcionamiento del cerebro humano, asocia datos; como el contenido de las imágenes, y establece conexiones entre dos neuronas.

Cuando la conclusión es correcta —por ejemplo, hay dolor—, el sistema se refuerza. Si se equivoca, el estímulo sería el contrario, uno negativo.

“La revolución reciente en este campo permite crear redes profundísimas, con muchas capas. Cada capa recibe el cómputo de la anterior. Las aplicaciones van a ser increíbles”, sostiene Rodríguez.

Algoritmos

Una de las dificultades con las que se topó fue conseguir que el algoritmo atendiera a todos los pacientes, sin conocer nada previamente. El aprendizaje automático necesita infinidad de datos para funcionar óptimamente.

Aquí el problema residía en que estudiaba a personas concretas. Aprendía únicamente de estos modelos. La fórmula para solventarlo, según argumenta Rodríguez, fue evaluar el entrenamiento con un conjunto de pacientes jamás vistos por la máquina.

“Si funcionaba bien, era posible que aprendiera unas reglas generales aplicables a cualquier persona; no a una en concreto. Y funcionó”, precisa.

Un hospital en Niza ha incorporado el proyecto como parte de sus servicios de atención a los pacientes. Controlan el dolor que sufren. Sin embargo, han visto que pueden sacarle mayor partido.

LEE TAMBIÉN:   5 gadgets perfectos para ponerte en forma

El algoritmo ayuda a detectar enfermedades relacionadas con la demencia, como el alzhéimer. Debido a que el entrenamiento se realiza con imágenes en vídeo, resulta también sencillo observar esos movimientos de los músculos faciales que dan pistas sobre este tipo de patologías.

“La intención es que la tecnología identifique antes que el humano la enfermedad. Cuando una persona intenta reproducir un signo o un gesto y lo hace mal, que es uno de los síntomas de la demencia, la máquina lo identifica rápidamente”, asegura Rodríguez.

Desarrollan sistema de IA para detectar el dolor

Fuente: El País

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »