Deshielo submarino del Ártico amenaza con provocar un desastre global. El derretimiento del permafrost submarino en el Ártico genera una importante emisión de metano.

El metano es un gas de efecto invernadero que puede provocar un cambio climático más intenso del que conocemos.

Así que científicos rusos realizarán una expedición al Ártico para investigar cómo afectará esta circunstancia.

Las regiones con permafrost se extienden tanto por vastas áreas de tierra firme en Eurasia y Norteamérica como por el lecho marino. Y gran parte de ese fondo congelado se encuentra al norte de Siberia y el Lejano Oriente de Rusia.

El hielo funciona como un cemento para las rocas del fondo marino. Y si se derrite, nada impediría el escape del metano atrapado en las capas inferiores.

Deshielo en desarrollo podría estar infravalorado

Esto ya ha sucedido en varias regiones continentales próximas al círculo polar.

En 2013, investigadores de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos), calcularon el posible impacto económico mundial de este proceso: alrededor de $60 billones.

Sin embargo, miembros de la Universidad Politécnica de Tomsk (Siberia, Rusia), estiman que este deshielo en desarrollo podría estar infravalorado, debido a la liberación de enormes cantidades de metano que están generando las mayores anomalías del planeta por la disolución de ese hidrocarburo en agua.

Si no tenemos en cuenta los resultados de la investigación del permafrost submarino pueden suceder desastres ecológicos durante las actividades de reconocimiento e industriales“, declaró el geólogo Ígor Semilétov, corresponsal de la Academia de Ciencias de Rusia, a la agencia RIA Novosti.

Dos efectos de la desglaciación submarina

Este experto opina que aparecerán nuevas áreas de riesgo cuando se instale alguna plataforma petrolera con un reactor nuclear en un lugar de una “estructura complicada” de permafrost submarino. Desde allí es de donde escapan gases de las rocas.

LEE TAMBIÉN:   NASA y SpaceX envían cápsula de abastecimiento a la EEI

Además del derretimiento de las zonas congeladas, se estiman mayores consecuencias climáticas.

Las previsiones indican que se liberará a la atmósfera del 1% al 5% de los depósitos de hidratos de la plataforma marina del Ártico del Este, donde se concentra 80% del permafrost submarino, y ese aumento en la concentración de metano afectaría al clima de la Tierra.

Para detallar y medir ese cambio, una nueva expedición conjunta de investigadores universitarios y dos institutos de Oceanología rusos partió del puerto de Arjánguelsk hacia los mares del Ártico Este el 16 de septiembre.

Con el mismo fin, también está programada una deriva del rompehielos Kapitán Dranitsyn en aguas glaciales durante el periodo 2019-20.

Deshielo submarino del Ártico amenaza con provocar un desastre global

Fuente: Aporrea

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »