Docentes sobreviven en Venezuela con sueldos miserables. Enseñar y educar era una de las labores más valoradas en el país. Ser profesor de escuela, liceo o universidad era sinónimo de respeto antes de la llegada del chavismo al gobierno. Pero luego se convirtió en la más pisoteada por el mismo patrono. Y es que la inflación y el incumplimiento de sus beneficios hace que su sueldo en la actualidad no alcance ni para comer una vez al día.

Los docentes de Venezuela viven persecuciones y despidos injustificados. Y califican su salario como un pago de hambre, miseria y esclavitud. Porque nadie puede sostener a una familia con lo que devengan. Años atrás podían vivir cómodamente y darse lujos.

Si se hace una comparación, un docente de básica de la categoría I, devengaba para 1998, 188 mil 446 bolívares; que al cambio para aquel entonces calculado en 547,55 bolívares (precio en que se tasaba el dólar para la fecha), equivalían a 344 dólares.

Mientras que la mayor categoría en la tabla salarial, docente tipo VI, ganaba 271 mil 985 bolívares, que en dólares equivalían a 496.

Hiperinflación acabó con todo

Pero esas cifras de ensueño quedaron en el pasado. La galopante hiperinflación que golpea al país tiene al sector educativo viviendo una calamidad salarial.

El último aumento de noviembre del 2020, estableció el salario base de un educador I en 1 millón 997 mil 715 bolívares; es decir, 1,13 dólares al mes, calculado en 1 millón 757 mil 777 bolívares por dólar, según la cuenta en Twitter @Enparalelovzla.

LEE TAMBIÉN:   Escasez de gasolina sigue golpeando transporte de alimentos en Venezuela

Es decir que en 23 años pasó de ganar 344 dólares a menos de $2.

Luis Arroyo es presidente del Colegio de Profesores en Lara. Y dijo que el Gobierno Nacional y el Ministerio de Educación están aplicando una “esclavitud moderna”. Con el pasar de los años los docentes han perdido su poder adquisitivo hasta el punto que no comen porque no les alcanza.

“Nos quieren someter a la esclavitud con un sueldo de hambre y pobreza” dijo Arroyo, explicando que un docente era el mejor pagado y hoy lo quieren exterminar. El estómago y la calidad de vida es lo que más los ha golpeado. Algunos han bajado de peso, pues se limitan a comer solo lo que les alcanza.

Carmen Huérfano, es profesora de matemática en el Liceo San Francisco Javier, y explicó que con su salario solo compra una harina.

“Antes podía darme gustos como queso amarillo o diablito” dijo con tristeza. Pero reconoció que hasta la carne y el pollo los tuvo que sacar de su mesa. Se ayuda con ingresos extras de su hijo que también es docente y trabaja por su cuenta.

Sin lujos

Los profesores universitarios tampoco escapan de los embates del chavismo a su paso. Carros, casas y hasta viajes estaban en sus listas de gastos que pagaban solo con el bono vacacional o los aguinaldos.

Un docente universitario con categoría de Instructor (el escalafón más bajo de la tabla salarial del sector) devengaba 292,26 bolívares al mes en 1998, que para aquel entonces equivalían a 533 verdes; hoy día ese mismo educador gana 2 millones 823 mil 556 bolívares, es decir 1,60 dólares de sueldo base.

LEE TAMBIÉN:   China desarrolla su primer sistema operativo para computadoras cuánticas

Pago de primas no alcanza

Las primas por profesionalización era una ayuda para los educadores en todos los niveles; pero ante la violación de la contratación colectiva poco a poco se fueron violentado.

Los profesores señalan que ser docente y tener varios estudios es gratificante como profesional; y antes esa formación representaba un incremento en las tablas salariales que hoy es desconocido.

En el caso de los profesores de básica y bachillerato con Técnico Superior Universitario (TSU) devengan adicional a su salario base 20%; mientras que por ser licenciado es 30%. El caso es que como sus tablas salariales no han sido actualizadas no tienen mayor incidencia.

“A un profesor con estudios de postgrados no les cancelan las primas como corresponde”, dijo Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores; asegurando que por un magister devengan 50% y por un doctorado 60%.

Los docentes aseguran que si bien se cumple con el pago, éste es una miseria porque el salario está por el piso.

Acciones de calle no se detienen

Los profesores han sido consecuentes en las luchas sindicales; han exigido al patrono que les cancelen sus deudas, pero hasta el momento son ignorados.

El presidente del Colegio de Profesores dijo que la idea es ir a la huelga nacional, porque ya no aguantan más miserias.

Con la llegada de la pandemia, los profesores también han realizado protestas virtuales a través de Twitter; mientras que en semana de flexibilización salen a las calles e incluso se niegan a regresar a las aulas.

LEE TAMBIÉN:   Calentamiento del Ártico podría ser responsable de tormentas de nieve en EE.UU

Respaldan no volver a clases

Los docentes universitarios de la UCLA, UPEL y Unexpo aseguraron a través de comunicados que no volverán a las clases en ninguna de las modalidades; es decir, ni presencial ni a distancia, ante la falta de condiciones y salarios dignos.

Desde marzo de 2020 las clases fueron suspendidas por la pandemia; pero hay universidades que arrancaron con semestres especiales como la Unexpo desde mediados el año pasado.

Sin embargo, la Federación de Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), aseguró que no volverán y las tres principales universidades de Lara lo respaldan.

La Asociación de Profesores de la UCLA (Apucla) señaló que ante la falta de presupuesto, es difícil cumplir con todos los protocolos y herramientas de bioseguridad.

Deborah Velázquez, presidenta de Apucla dijo que ni siquiera en la modalidad a distancia, pues no cuentan con equipos y tienen fallas en el servicio de luz e internet.

Docentes sobreviven en Venezuela con sueldos miserables

Fuente: La Prensa de Lara

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »