Economía china da un gran salto de la mano de la tecnología. La pandemia del Covid-19 y la crisis económica fuerzan el crecimiento de la automatización, la inteligencia artificial y la digitalización.

Después de la II Guerra Mundial las prácticas de negocios de Estados Unidos se convirtieron en el estándar global al cual todas las empresas aspiraban.

La adopción temprana de tecnologías de automatización, así como la exitosa transición de una economía agraria empobrecida a una potencia industrial, significa que la experiencia de China en esos campos puede ofrecer lecciones valiosas.

La economía china está dando un gran salto robótico, al ir eliminando puntos-de-contacto humano en sus operaciones.

Acelerada por la pandemia, la economía china tiene la posibilidad de impulsar la automatización; la Inteligencia Artificial; y la robótica de manera profunda dentro de las empresas y en diferentes sectores. Mostrando así el camino al resto del mundo.

Históricamente, la automatización ocurre cuando las dificultades económicas coinciden con tecnologías en vías de madurez. Las empresas sienten la necesidad de disminuir costos recortando puestos de trabajo y probando nuevas tecnologías.

Una vez que una empresa reemplaza un empleado con un robot y prueba su eficacia, difícilmente regresará a las condiciones anteriores. Los robots no se enferman, no hacen huelgas y no exigen mejor paga por realizar labores peligrosas.

De hecho, son ideales para trabajos con alto riesgo, que en la pandemia significa cualquiera que requiera interacción con seres humanos.

LEE TAMBIÉN:   Sectores de Puerto Cabello llevan un año sin recibir agua por tubería

China y la automatización

China está particularmente bien posicionada para liderar en la economía automatizada. Si bien tiene una enorme masa de mano de obra, el costo laboral se ha multiplicado por diez en los últimos 20 años; y es ahora dos veces mayor que el de Vietnam.

Siendo el principal taller del mundo, tiene incentivos para automatizar el sector manufacturero, con liderazgo en productos de alta calidad.

Esta realidad se ha desbordado más allá de manufactura. Cuando la pandemia explotó en Wuhan en febrero 2020, el hospital Huoshenshan fue construido en 10 días. Se usó para ello una flota de robots que, moviéndose en el interior de las instalaciones, desinfectaba y entregaba suministros médicos.

Esas máquinas están siendo utilizadas en toda China en escuelas, hospitales y edificaciones comerciales.

Robótica y Software

Las personas estaban acostumbradas a interactuar con otras para hacer muchas cosas. Ahora, mucho de este trabajo se le está transfiriendo a una combinación de software y robótica. Y es cierto para trabajos manuales repetitivos en salud, servicio de comida, entregas, manufactura, logística, transporte y educación.

En ciudades chinas paquetes de compras por Internet y comida son entregadas por un robot en los edificios de vivienda.

El producto es colocado sobre una criatura robusta y con ruedas que se asemeja a R2D2. En forma inalámbrica puede llamar al ascensor; navegar en forma autónoma hasta el apartamento específico; y llamar por teléfono para anunciar su llegada. Después de realizar su entrega se devuelve a la recepción.

LEE TAMBIÉN:   Squall Tower: el rascacielos eólico que gira para generar electricidad

En robótica industrial, China es hoy el mercado mundial más grande y el de mayor crecimiento. Aumentando en 21% para llegar a 5.400 millones el año 2018. Ello representaba la tercera parte de sus ventas globales.

Aun cuando tareas básicas rutinarias son fáciles de automatizar, mucho trabajo manual es difícil de ejecutar por robots.

La automatización inteligente del siglo XXI será muy diferente a la rudimentaria automatización física del siglo XX, por cuanto los robots actuales el involucramiento de la ingeniería mecánica; Inteligencia Artificial para la percepción y para la manipulación motriz final.

Quienes ofrecen la automatización de procesos robóticos están experimentando un crecimiento explosivo desde que comenzó la crisis.

Trabajo de cuello blanco

Los cambios ocurren simultáneamente con roles de oficina en finanzas, servicio al cliente, ventas, recursos humanos, justicia y contabilidad. Durante la pandemia, el departamento de tarjetas de crédito de un importante banco chino usó software de automatización de call-center para llamar a sus clientes. E hizo 350.000 llamadas por día, para lo cual se habrían requerido 1.200 humanos.

Estos bots conversacionales reducen costos; mejoran la satisfacción de los clientes y aumentan las ventas. Dicho banco ahora ha expandido este concepto para incluir bots de Inteligencia Artificial para telemercadeo, analistas, entrenadores, asistentes, etc. Todo aquello que se puede automatizar ocurrirá, removiendo humanos. No solo para generar utilidades y mejorar desempeño, sino también por razones de salud y seguridad.

Nuevos roles

La automatización cambia algunos trabajos y diezma otros. Pero también crea trabajos nuevos. La estructura digital de los centros de datos, equipos de 5G y software requieren trabajadores humanos; al igual que la operación y reparación de robots.

LEE TAMBIÉN:   Estación Espacial Internacional capta ríos de oro en Perú

También necesita esfuerzo humano la recolección y el etiquetado de data. Ese es el combustible de Inteligencia Artificial y de la economía automatizada. Muchos sectores serán reimaginados en la forma de una simbiosis humana-digital.

En educación, por ejemplo, IA será el tutor e instructor siempre presente; mientras que el humano será el mentor sabio y motivador. IA será la máquina de diagnóstico preciso y focalizado que asistirá al médico humano; quien se comunicará con los pacientes y tomará las decisiones finales.

Economía china da un gran salto de la mano de la tecnología

Escrito por Laszlo Beke

Fuente: La Patilla

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »