El desafío arquitectónico de la vivienda asequible. Dortheavej de BIG.

El desafío arquitectónico de la vivienda asequible. Dortheavej de BIG.

Bjarke Ingels Group diseña un edificio de viviendas para personas con bajos ingresos en Copenhague.

La firma de arquitectura Bjarke Ingels Group ha completado la construcción de un edificio de viviendas para personas con bajos ingresos en el noroeste de Copenhague, en una zona caracterizada por talleres, almacenes y edificios industriales de mediados del siglo XX. El encargo de este proyecto lo realizó la asociación danesa de vivienda asequible sin ánimo de lucro Lejerbo en 2013, donde se buscaba la creación de viviendas económicas que estuvieran dotadas de espacio público, muy necesario en esta zona de la ciudad.

LEA TAMBIÉN Ciudades sostenibles, personas más felices

El edificio, con 5 plantas de de altura, incluye 66 viviendas de entre 60 y 115 metros cuadrados, todas con una altura libre de 3,5 metros, ventanas que van de suelo a techo y terrazas orientadas a sur, todo realizado con un presupuesto estricto y asequible.

Concebido como un muro sinuoso, el edificio se curva suavemente en el centro, creando un espacio público orientado a sur que se comunica con el gran patio verde que hay en el interior de la manzana, abriéndose para permitir que tanto los residentes como el público en general puedan pasar y disfrutar de esta amplia zona ajardinada.

La estructura singular prefabricada basada en módulos  permite al edificio curvarse, creando un patrón de cuadros abierto y permeable en su fachada sur, con la creación de terrazas que dotan de profundidad al edificio, y uniforme en su fachada norte.

Dichos módulos de alojamiento se apilan hasta la altura de los edificios colindantes, buscando estar acorde con la escala del barrio.

La curva del edificio proporciona una entrada natural desde la calle a través de la plaza. En la base del mismo encontramos tres grandes aperturas, cada una del tamaño de un módulo, que conectan la calle y la plaza con el gran jardín aislado dentro de la manzana.

Asi mismo, en la plaza vinculada a la calle, que nace gracias a la sinuosidad del edificio, encontramos numerosos cerezos y amplias zonas con estacionamiento para bicicletas, forma muy habitual de moverse por la ciudad.

En cuanto a la materialidad, se ha buscado la simplicidad y la naturalidad de los elementos empleados. La madera, el vidrio y el hormigón predominan en el interior, mientras que en el exterior los largos tablones de madera cubren la fachada del edificio, resaltando los módulos y alternando la dirección de los mismos para acentuar el patrón a cuadros. Por la noche destacan los grandes paños acristalados, que muestran al edificio ligero y transparente.

El desafío arquitectónico de la vivienda asequible. Dortheavej de BIG.

FUENTE: Arquitectura y Empresa

© Bjarke Ingels Group

Fotografía: Rasmus Hjortshoj

Comments

comments