El impacto ambiental que producen las colillas de cigarro y que no conocías

El impacto ambiental que producen las colillas de cigarro y que no conocías

Además de dañar la salud de la humanidad, los cigarrillos también constituyen una amenaza ambiental. Su toxicidad viene con un añadido: la presencia del plástico en sus colillas. Y según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud cerca de 10 mil millones de colillas de cigarrillos son arrojadas a la basura diariamente.

El principal problema con las colillas de los cigarrillos se origina porque la materia prima para su fabricación es el acetato de celulosa, un plástico que tarda diez años en deshacerse.

El mundo produce cada año 5.6 billones de cigarrillos. Y aunque el ojo de la tormenta sobre la protección de los ecosistemas marinos se halle sobre la presencia de las “cañitas” o popotes las colillas de los cigarrillos quizá constituyen una amenaza mayor.

El efecto contaminante del acetato de celulosa puede durar en el entorno varias décadas. Lo más grave es que contienen plomo, mercurio, fenol, amoniaco, que pueden contaminar hasta 500 litros de agua. Estudios recientes demuestran que la mayoría de los productos tóxicos del tabaco quedan adheridos a la colilla, por lo que aplastarla en el suelo y depositarla en la papelera no es suficiente.

Las playas son el principal reflejo del problema, ya que según organizaciones ambientales las colillas conforman cerca del 30 o 40% del total de basura que se recoge.

Como siempre el océano es uno de los entornos más perjudicados ante ciertas actividades humanas. Ya que cientos de químicos usados para tratar el tabaco se liberan al entrar en contacto con el agua. Y lo peor es cuando las colillas se desintegran y pasan a ser microplásticos.

LEE TAMBIÉN:   Huevos de hielo cubren una playa en Finlandia

¿Cómo prevenir este problema ambiental?

Desde siempre el mejor residuo es el que no se produce. En el caso de las colillas de cigarrillos dejar de fumar sería la mejor opción para la salud humana y la del planeta. Sin embargo, la población de fumadores es alta y además de concientizarlos resulta obvio que no es posible obligarlos a dejar la adicción.

Por ello, las campañas de concientización son vitales para que más personas conozcan qué tan perjudicial resulta arrojar colillas de cigarros tanto en entornos naturales como urbanos. Hasta hoy muchos no toman en cuenta que si arrojan las colillas al inodoro, el destino final de estas será el océano.

FUENTE: La República/Péru

Comments

comments