Empleo y emprendimiento ¿Se relacionan entre sí?

Empleo y emprendimiento ¿Se relacionan entre sí?

Empleo y emprendimiento se relacionan entre si?

Para el observador casual, dos fenómenos aparentemente no relacionados:

Una cosa es trabajar a cambio de un salario y otra, muy distinta, realizar alguna actividad económica con la esperanza de obtener ganancias.

En países como el nuestro, dos caras de la misma moneda: falta de oportunidades laborales formales.

Es decir, incapacidad de las unidades productivas existentes para crear la cantidad de empleos formales que se necesitan para absorber el crecimiento vegetativo de la población en edad de trabajar.

Formalidad, una palabra que se dice fácil;

Atributo del empleo que muchos economistas, sindicalistas, funcionarios públicos y defensores de derechos humanos creen puede exigirse ex nihilo a quienes contratan trabajadores.

Que basta con exigirlo por ley, invocarlo en un tratado internacional o denunciar su inexistencia para que se convierta en realidad.

Nada más alejado de la realidad:

El faltante de empleo formal es solo el reflejo de las pocas oportunidades que tienen las empresas existentes para crear nuevas plazas de trabajo dentro de una economía estancada por décadas.

Y del elevado costo de crear y mantener un puesto de trabajo dado el nivel prevaleciente de salario mínimo, sumados a las prestaciones laborales, seguridad social y demás beneficios exigidos por ley.

Como se clasifica el empleo?

Los niveles de autoempleo, empleo familiar no remunerado o empleo informal en unidades productivas de pequeña escala que tanto afligen a la OIT.

Que afecta a más del 35 por ciento de la población fuerza laboral, son consecuencia directa de los costos que implica la formalidad laboral.

Los obstáculos al funcionamiento de los negocios y la falta de dirección de la política económica.

Mientras no se reconozca la necesidad de:

Impulsar masivamente la inversión y creación de empresas que generen productos de mayor valor agregado utilizando intensivamente la mano de obra.

No debería sorprender la “fiebre del emprendimiento” que existe en Guatemala.

Lamentablemente, la inmensa mayoría de estos emprendimientos son operaciones en donde no queda claro ¿cuál es el negocio del negocio?

En lugar de buscar emotivas justificaciones para este tipo de emprendimientos, mejor sería llamar a este fenómeno por su nombre:

Crisis nacional por falta de oportunidades de empleos productivos.

FUENTE: El Peridico:Guatemala

Comments

comments