En Venezuela no se hace seguimiento a los vacunados contra la Covid-19. Venezuela fue el país que dictó cátedra en materia de prevención y erradicación de enfermedades prevenibles. Hoy maneja con silencio sumarial la vacunación de su población contra la Covid-19.

No es solo vacunar contra la COVID-19. Es, también, cumplir con parámetros para saber si los productos que se aplican generan alguna reacción adversa; e incluso, si están confiriendo inmunidad a quienes los reciben.

Enrique López-Loyo es presidente de la Academia Nacional de Medicina. Y reitera para Contrapunto, que existen directrices de la OPS para acompañar a los vacunados.

Mientras que Judith León, presidenta de la Federación de Colegios de Bioanalistas de Venezuela; subraya que los servicios de bioanálisis del sistema público de salud no tienen cómo hacer este seguimiento.

Sistemas de monitoreo

Vacunar contra la COVID-19 no es solo puyar un hombro un día y repetir esta acción una o dos semanas después; sin saber si la persona se sintió mal, se complicó o, incluso, si no regresa.

“A medida que los países se preparan para utilizar en todo el territorio las vacunas contra COVID-19, deberán diseñar y poner en marcha sistemas de monitoreo; para medir los avances y la efectividad de sus programas”, expone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS también “insta a los países a que, con anterioridad a la introducción de las vacunas, desarrollen o adapten herramientas y sistemas de monitoreo; incluyendo tarjetas o carnet de vacunación; registros de vacunación de los establecimientos de salud; hojas de conteo y sistemas electrónicos de bases de datos como por ejemplo sistemas de información de gestión de la salud (SIGS); y registros nominales de vacunación electrónicos”.

LEE TAMBIÉN:   Europa apuesta a paneles solares súper flexibles y ultraligeros

¿Cuánto de esto se cumple en Venezuela?

El sector salud ha exigido sin éxito que se confirme si existe, y se difunda el plan nacional de vacunación.

Por ejemplo, la persona vacunada contra la COVID-19 debe esperar 15 minutos o media hora en salas de observación; puntualiza Judith León.

“Existe una directriz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los parámetros de monitoreo para la vacunación contra COVID-19; señala el doctor Enrique López-Loyo. “Todo plan de vacunación debe tener parámetros de monitoreo”, subraya.

Esto incluye “algunos indicadores como la tasa de vacunación y la tasa de abandono”; es decir, el porcentaje de vacunados con una dosis de la vacuna en un tiempo determinado; y el porcentaje de las personas que recibieron una dosis y no recibieron la segunda, detalla.

Hay también una tasa de seguridad, basada en el seguimiento a los eventos adversos supuestamente atribuibles a la vacunación (Esavi).

Porcentaje de efectos adversos

“Ese porcentaje de efectos adversos es de las tasas más estrictas, porque define los efectos colaterales asociados”. Los eventos adversos deben registrarse, insiste. Para eso es perentorio tener el contacto con los inmunizados.

Se supone que si una persona presenta situaciones que afecten su salud tras la vacunación “debe dirigirse a los centros o al sitio indicado para informar al personal sanitario”; puntualiza León. Claro, debe saber a dónde acudir.

Otros indicadores son la tasa de cumplimiento de las metas programadas. Estas permiten establecer “qué porcentaje de personas han sido vacunadas en un tiempo determinado”; y siempre basado en plan de vacunación, plantea López-Loyo.

LEE TAMBIÉN:   Así puedes saber si te están espiando a través del celular

Igualmente, las vacunas entregadas, “o la disponibilidad de vacunas en un momento dado”, forman parte de la planificación.

¿Qué se puede esperar después de la vacunación?

El médico enumera dolor local, malestar, dolor de cabeza y articulaciones y signos como de gripe leve. Pero “si el paciente sufre un infarto, si hay alteraciones como trombosis o alguna descompensación” hay que “establecerlo muy bien”.

A fin de cumplir con lo estipulado por la OMS es muy importante informar a la población sobre síntomas y signos post vacuna, resalta Judith León. Esto incluye dolor en el sitio de colocación y malestar general que no pasa de un día.

Las autoridades deben garantizar seguridad a la ciudadanía que se inmuniza; y rendir cuentas a la OPS y la OMS, recuerda López-Loyo.

“Si hay algún efecto adverso inherente a la idiosincrasia del venezolano; en población indígena al sur del país; en grupos poblacionales con comorbilidades específicas (como malaria); se deben registrar con toda la capacidad de caracterización; y determinar si son o no eventos inherentes a la vacuna”.

Medir respuesta inmunológica

No es un detalle menor, por otra parte, el seguimiento a los vacunados para “medir los niveles de respuesta inmunológica”; y saber si su cuerpo ha generado anticuerpos. “Todo es un protocolo que debe estar incluido en el plan nacional de vacunación”, subraya León.

Los bioanalistas cumplen un rol fundamental, al igual que los servicios de bioanálisis, que deben tener dotación continua, refiere León.

Sin embargo, “el sistema de salud está comprometido. No tiene las capacidades ni el abordaje” para acompañar un plan de vacunación y cumplir con el rol de fármacovigilancia. “La vacuna es un biológico al cual hay que hacerle seguimiento”, reitera.

LEE TAMBIÉN:   Venezuela importó 620 mil barriles de crudo condensado desde Irán

Pero “si no tenemos las capacidades para hacer análisis esenciales para evaluar el funcionamiento de cualquier parte del cuerpo humano” no hay cómo dar respuestas adecuadas, advierte.

Por todo esto, la Academia Nacional de Medicina y los gremios de salud mantienen su posición ante las autoridades. Que publique el plan nacional de vacunación contra la COVID-19, a fin de atender cualquier inconveniente.

“Como desconocemos el plan de vacunación no podemos identificar si existe o no esta fase” de seguimiento a los vacunados; señala León. Tampoco están presentes las organizaciones de salud en la comisión de lucha contra la COVID-19.

En Venezuela no se hace seguimiento a los vacunados contra la Covid-19

Fuente: Contrapunto

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »