Estrellas similares al Sol devoran a sus propios planetas. El dios griego Cronos, o Saturno para los romanos, tiene una horrible reputación de canibalismo filial en la mitología. Así, del mismo modo, un buen número de estrellas devoran a sus hijos. Más precisamente, hasta un tercio de estos gigantes cósmicos se han engullido a uno o más de sus propios planetas.

Así lo sugiere un nuevo estudio publicado por un equipo de investigadores en Nature Astronomy, citado por la DW.

Los nuevos hallazgos muestran que muchos sistemas planetarios son dinámicamente inestables, lo que hace que el Sistema Solar sea diferente. Esto podría tener implicaciones para nuestra búsqueda de mundos similares a la Tierra; ya que ayudaría a los astrónomos a descartar sistemas estelares con poca probabilidad de contener mundos similares al nuestro.

“La evidencia observacional de que los sistemas planetarios pueden ser muy diferentes entre sí sugiere que sus historias dinámicas fueron muy diversas; probablemente como resultado de una fuerte sensibilidad a las condiciones iniciales. Los procesos dinámicos en los sistemas más caóticos posiblemente han desestabilizado las órbitas planetarias; obligándolas a sumergirse en la estrella anfitriona”. Escribió un equipo de investigadores en un nuevo artículo que aparece en Nature Astronomy.

“Las pruebas inequívocas de eventos de engullimiento de planetas y el conocimiento de su ocurrencia en estrellas similares al Sol arrojarían luz sobre las posibles trayectorias evolutivas de los sistemas planetarios; indicando cómo muchos de ellos han pasado por fases complejas de reconfiguración altamente dinámica”.

LEE TAMBIÉN:   Desarrollan cerámica capaz de cicatrizar sus grietas

Análisis de 107 sistemas binarios

Para su investigación, los científicos del Observatorio Astronómico de Padua, que están detrás del estudio, analizaron 107 sistemas binarios que contienen dos estrellas similares al Sol.

Según reporta Science, las estrellas binarias nacen de la misma nube de gas y polvo; por lo que sus composiciones químicas deberían ser casi idénticas. El equipo también eligió parejas extremadamente cercanas en masa y temperatura entre sí; esencialmente gemelas.

Firmas químicas como indicios de que consumieron planetas

Tras sus análisis, los investigadores descubrieron que ciertas firmas químicas en las estrellas pueden servir como claros indicios de que consumieron sus planetas. Por ejemplo, en 33 de estas parejas, uno de los compañeros mostraba niveles elevados de hierro en comparación con el otro, un signo de canibalismo planetario.

Estas mismas parejas también eran ricas en litio, lo que da más credibilidad a la hipótesis del canibalismo planetario, según el medio científico. Aunque las estrellas similares al Sol nacen con cantidades sustanciales de litio, lo queman en los primeros 100 millones de años de su vida, por lo que verlo en las estrellas más antiguas de la muestra del estudio indicaba que probablemente procedía de un planeta.

“Si una estrella es anormalmente rica en hierro, pero no en otros elementos como el carbono y el oxígeno, esto puede interpretarse como una firma de engullimiento planetario”, agregó a Science el investigador de Padua y autor principal del estudio, Lorenzo Spina.

LEE TAMBIÉN:   Producción de petróleo de Venezuela en agosto se mantuvo en 523 mbd

Búsqueda de exoplanetas

Según ScienceAlert, el descubrimiento sugiere que los sistemas planetarios son muy sensibles a las condiciones iniciales al principio de su formación, lo que tendría implicaciones muy importantes para el estudio de otros sistemas planetarios. Por ejemplo, los resultados podrían sugerir que los sistemas binarios son demasiado desordenados para las condiciones estables que pueden ser necesarias para la vida.

La investigación podría adicionalmente ayudar a científicos que sondean el cosmos en busca de un mundo posiblemente habitable. El hallazgo les ahorraría tiempo en la búsqueda de exoplanetas similares a la Tierra, ya que si una buena estrella candidata contiene principalmente elementos más ligeros como el hidrógeno, el helio, el oxígeno y el carbono, es probable que se haya abstenido de comer sus planetas.

“La posibilidad de detectar firmas químicas de eventos de engullimiento de planetas implica que podemos usar la composición química de una estrella para inferir si su sistema planetario ha pasado por un pasado extremadamente dinámico, a diferencia de nuestro Sistema Solar, que ha preservado sus planetas en órbitas casi circulares con migraciones muy limitadas”, escribieron los investigadores.

“Por lo tanto, ahora tenemos un método potencial ‘ascendente’ para identificar aquellas estrellas similares al Sol que tienen menos probabilidades de albergar planetas similares a la Tierra, lo que podría ser útil como criterio para la búsqueda de planetas”.

Estrellas similares al Sol devoran a sus propios planetas

Foto: Cortesía

LEE TAMBIÉN:   Sin electricidad en Luisiana tras el paso del huracán Ida

Fuente: DW

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »