Estudio Garmendia & Cordero transforma iglesia abandonada en vivienda. El templo abandonado de Sopuerta, en Bizkaia, fue transformado en vivienda por el estudio bilbaíno Garmendia & Cordero.

Los arquitectos se esforzaron en mantener los restos tal y como los encontraron; para que, una vez terminada la obra, el edificio pudiese seguir contando su historia.

Reforma de una iglesia en ruinas a una vivienda única en Sopuerta

De acuerdo con el portal Cosas de Arquitectos, el proyecto conllevó modificaciones más allá de la mera actualización. Pues el uso del espacio requirió actuaciones para adaptar el templo a nuevas necesidades.

En esta ocasión, la tarea de transformación resultó tan motivadora como excepcional. Transformar una abandonada iglesia renacentista en una vivienda.

Durante todo el proceso, se manejaron tres conceptos que se constituyeron como hoja de ruta: la historia, el cliente y el proyecto entendido como prólogo.

La intervención se realizó sobre una pequeña iglesia (poco más que una ermita) construida durante la segunda mitad del siglo XVI. De hecho había sufrido una importante remodelación en términos neoclásicos a finales del siglo XVIII; lo cual permitió aumentar su altura y añadir, entre otras cosas, un campanario y un abrevadero.

Reforma de una iglesia en ruinas a una vivienda única en Sopuerta

En el barrio de Las Barrietas

En el momento en el que se plantea la actuación, el edificio se encuentra sin cubierta, desplomada en el propio interior; y en un estado preocupante de inestabilidad estructural.

Ubicada en el barrio de Las Barrietas, dentro del municipio de Sopuerta y rodeada de una docena de edificaciones aisladas, ocupa una posición privilegiada dentro de un solar rodeado de montañas exuberantes de vegetación.

LEE TAMBIÉN:   China tiene el tren bala de levitación magnética más rápido del mundo

Reforma de una iglesia en ruinas a una vivienda única en Sopuerta

La manera en la que pensar una vivienda, se encuentra directamente vinculada al estilo de vida del habitante; y, como tal, este proyecto es consecuencia de la voluntad de domesticar un espacio no habitual; respetando la historia previa pero con conceptos contemporáneos; de entender la vivienda como espacio abierto; y de plantear el hogar como lugar de encuentro, como oportunidad de socialización de la arquitectura habitacional.

Así pues, este proyecto acabó diseñándose “a dos manos”; dibujándose por ambos actores en el sentido literal, compartiendo inquietudes, conocimientos, aspiraciones y obsesiones.

Estudio Garmendia & Cordero transforma iglesia abandonada en vivienda

Fuente: Cosas de Arquitectos

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »