En este momento estás viendo Experiencia con aseo urbano replantea cómo cumplir con servicios públicos

Experiencia con aseo urbano replantea cómo cumplir con servicios públicos

Experiencia con aseo urbano replantea cómo cumplir con servicios públicos. El dilema de pagar unas tarifas acopladas a la realidad económica del país, o quedar literalmente sin servicios públicos, ha avivado un debate entre funcionarios públicos, empresarios y particulares. La comparación surge por lo que en algunos municipios ocurre con los servicios de electricidad, agua, gas y aseo urbano.

José Simón Elarba, es presidente de la empresa Fospuca. Esta presta el servicio de aseo urbano en los municipios capitalinos de Chacao, Baruta y El Hatillo. Pero también en ciudades tan importantes como Barquisimeto y Pampatar.

Él es de la idea de que puede haber llegado el momento de privatizar muchos servicios. Si es que se quiere garantizar el bienestar de la ciudadanía.

Acerca de los señalamientos en torno a Fospuca y su esquema tarifario, Elarba compara la situación de sanidad ambiental en los municipios que han privatizado su servicio de aseo urbano, y aquellos donde la municipalidad tiene a cuestas tan pesados costos en medio de una gran precariedad presupuestaria.

No se trata de que en algunos municipios que no logran garantizar un buen servicio de aseo urbano, los alcaldes anden en desidia y de espaldas a la comunidad.

Ocurre que en estos municipios, donde el sector público mantiene en sus manos la prestación del servicio, está la tentación de mantener tarifas bajas a los usuarios. La resultante es que la operación se hace financieramente inviable. Y al final los ciudadanos salen perjudicados”.

¿Quién soporta el costo de hacer el aseo urbano?

Elarba informa que el servicio de aseo urbano es de los más costosos. Y ejemplifica con el caso de Miami en Estados Unidos. Allí el costo de este servicio público está casi al mismo nivel que el de la electricidad.

LEE TAMBIÉN:   Venezuela: 400 protestas de maestros registradas en 15 días

En Venezuela, la depreciación del bolívar y la hiperinflación afecta a todos los eslabones en los que hay que invertir para hacer aseo urbano. Por eso es que no hay presupuesto municipal que aguante la exigencia financiera de prestar un buen servicio.

Entonces se ha acudido a la inversión de empresas privadas, que colocan dinero y equipamiento. También afrontan la responsabilidad con sus propios trabajadores. Y al final garantizan  un servicio que tiene que ver con ambiente y con salud, directamente.

Recuerda el presidente de Fospuca la crisis de aseo urbano del municipio Chacao en 2018. E incluso acentúa cómo una razón que esgrimió el TSJ para deponer al Alcalde, fue la imposibilidad de recoger los desechos pesó mucho.

No tenían vehículos. Luego que Fospuca recibió como empresa privada la responsabilidad de Chacao y su aseo urbano, aportamos todo el capital. Asimismo edificamos la nueva infraestructura y planificamos el servicio integral, mucho más allá de la recolección de la basura. Por cierto, este municipio tiene la flota de vehículos más moderna de toda Venezuela”.

Es el capital privado, según Elarba, el que hará posible que en los próximos días Baruta tenga la sustitución plena de sus equipos de aseo urbano, con tecnología de punta. “Como sucedió con el envío de 26 unidades nuevas para Barquisimeto, y como finalmente ocurrió también en Maneiro”.

Ciertamente hay inconvenientes con el pago de las tarifas en algunos de los municipios en los que Fospuca hace el servicio de aseo urbano. “No solo es que 80% de los clientes residenciales y comerciales paga. Sino que la opinión positiva sobre el servicio, tal como se midió en Chacao, supera el 86%”.

LEE TAMBIÉN:   Alrededor de 96 mil docentes emigraron de Venezuela

No hay aumento de tarifa, sino corrección de su valor en bolívares

Además de mantener estable en términos de divisas, las tarifas residenciales y comerciales, Fospuca aumenta el alcance de su trabajo.

Hoy se hace recolección de basura, lavado de calles, baldeo de plazas, poda de árboles y recolección de productos patológicos hospitalarios. Y muy pronto la empresa estará trabajando con las municipalidades el tema del tratamiento de aguas negras.

Estos servicios son posibles porque los ingresos son estables y la empresa es viable”, explica el empresario.

La tarifa durante los últimos meses es exactamente la misma en términos de petros, dólares o euros. El Banco Central de Venezuela hace las correcciones de la paridad con el bolívar y por eso se registra el aumento en moneda local.

“Lo mismo está ocurriendo con distintos productos de la canasta básica, que también registran periódicamente esta corrección en bolívares. El histórico de Fospuca es de una corrección dictada por el Banco Central, de entre 20 a 25%. Y esto es lo que determina que la empresa siga en pie, mejorando su servicio y cumpliendo a los ciudadanos”.

Los problemas con las tarifas se evalúan caso por caso

Están conscientes de cómo la situación especial por la pandemia del coronavirus, ha golpeado sobre todo a algunos comerciantes. Y a razón de ello la compañía se ha abierto a estudiar muchos casos.

Saben los comerciantes que para escuchar sus problemas, en Fospuca nunca han encontrado una posición antipática ni oídos sordos. Son muchos los casos en los que con situaciones particulares se ha llegado a reprogramación de pagos y buenos acuerdos. Basta que haya conciencia del costo del servicio y la buena fe, de parte y parte”.

No solo hay que garantizar un buen mantenimiento de equipos, compras de repuestos y hasta sustituciones tecnológicas totales. También es necesario “garantizar a las comunidades de estos municipios, que Fospuca tenga siempre a su disposición personal bien entrenado en sus labores y siempre dando el mejor trato al público”.

LEE TAMBIÉN:   Cedice: la electricidad es el peor servicio público en Venezuela

Esta empresa cuenta con 2.000 trabajadores. El barrendero que menos gana, recibe cinco millones quinientos mil bolívares, que se indexan cada 90 días. Pero además recibe 20 dólares cada mes. “Si no estuvieran bien tratados nuestros trabajadores, tampoco vendrían a trabajar en sus rutas, en sus calles, y claro que estaría en riesgo el servicio a la colectividad”.

Recientemente Fospuca diseñó y “lanzó” una aplicación, que permite a los usuarios saber exactamente a qué distancia de su casa está el camión recolector, con lo que se espera que las familias saquen la basura en mejor momento y así se eviten las aglomeraciones de bolsas y los ataques de aves de rapiña.

Experiencia con aseo urbano replantea cómo cumplir con servicios públicos

Fuente: Caraota Digital

Comentarios

Comenta en Facebook