Feliz Navidad

El equipo de redacción de Construyen País expresa con optimismo su confianza en los venezolanos para superar las calamidades que hoy nos embargan.   La navidad es tiempo de esperanza y como un regalo especial queremos obsequiarles este hermoso poema navideño titulado Belén, escrito en 1946 por el poeta del pueblo venezolano Andrés Eloy Blanco (Cumaná, Venezuela, 6 de agosto de 1896 – Ciudad de México, 21 de mayo de 1955).   !Feliz navidad y que todos hagamos realidad nuestros sueños en este año 2019! 

Belén

Para nacer otra vez
me fui detrás del pastor
que hace viajes a Belén.

Era de estarse dos días
viendo aquel día tan fresco,
aquel día de nacer
que siempre estaba naciendo.

Era de colgarse al cuello
la medalla de aquel día
que nunca se pone negro.

Pero yo dejé al pastor
y me fui con una oveja
y llegamos a una casa
y estaba una niña enferma.

Y a su lado, una mujer
me miró con unos ojos
que venían de Belén.

Con unos ojos cansados
de trasnochar maravillas,
con unos ojos con hilos
de luz entre las pupilas.

No habló sino con los ojos,
para contarme la historia.
Sus ojos eran tan bellos,
que no pudo abrir la boca.

En un belén de Belenes,
a las pascuas de los ojos
se le asomaba el pesebre.

Y   me dijo que la estrella
era gemela del niño.
La oveja se me marchó
detrás de lo que me dijo.

LEE TAMBIÉN:   Productores impulsan la reproducción de semillas de papa autóctonas

Cuando le dolió en los ojos
un dolor de nacimiento,
se formó un aire de palmas
y un canto de carpintero.

Y   yo me encontré conmigo,
que venía de sus ojos,
anciano y recién nacido.

Así le nací de nuevo,
y nacieron otra vez
el hombre que viaja en mula
y el que va detrás del buey
y el mundo, que va de pascua
detrás del Belén de amor
que ella amanece en las marchas.

Era el día de querer
y a querer se puso el mundo,
entre la mula y el buey;
y estoy llegando de lejos,
con mi rebaño de ovejas;
y el cordero de la nube
trae un balido de estrella.

Ella me tiende las manos
y en el portal de su casa
desagua la voz del hijo
que le puse en la mirada.

Y al punto en que con los ojos
vamos estrenando a Dios
una alondra siembra un canto
 en la estrella del pastor.

Caracas, 1946

Comentarios

Comenta en Facebook

Translate »