Francisco Contreras: el populismo como estilo de gobernanza

Francisco Contreras: el populismo como estilo de gobernanza

Francisco Contreras: el populismo como estilo de gobernanza. Al populismo se le asocia con la presencia de un Estado paternalista que compra la conciencia de la gente a través de dádivas y de la promesa creíble de proporcionar un creciente bienestar. Esto independientemente de la creación de valor social.

Sin embargo, hay otros factores importantes en ese estilo de gobernanza.

El populismo no es una ideología. Y puede mostrar variantes entre los extremos del intervencionismo de la economía (propio del socialismo marxista) y de un estado neoliberal impulsor de la economía de mercado (neoliberalismo económico).

En ambos casos su perpetuación tiene un elevado costo social de destrucción de un país. Destrucción por ruina económica o por desigualdad atroz de ingresos.

Hay otros rasgos que permiten una mejor aproximación de la estrategia populista cuyo propósito es la demolición de la democracia.

Su éxito depende de:

1.- El quiebre de la confianza de los ciudadanos en sus instituciones.

2.- La pérdida de la capacidad de esos ciudadanos para deliberar de manera informada, en particular para elegir a sus representantes.

3.- La destrucción de un lenguaje común para elaborar acuerdos o desacuerdos mediante la relativización de la verdad.

A pesar del rechazo hacia la idea de ser populista en su casi totalidad, las redes validan los tres presupuestos anteriores.

+ El afán de destrucción de cualquiera que se avizore como líder. Revisen la historia de los líderes políticos de los factores democráticos.

LEE TAMBIÉN:   Francisco Contreras: La antifragilidad de las pequeñas y medianas empresas familiares

+ La desconfianza hacia cualquier propuesta alternativa de gobierno.

+ La inundación de toda una pléyade de “convicciones y creencias” que resultan más importante que la realidad misma.

Dos errores cometen los analistas cuando comparan realidades próximas como si fueran réplicas. Cada nación es única y cambiante, según el contexto. Y cuando se apropian de argumentos sobre la base de hechos históricos como si fueran reglas eternas. La historia es única e irrepetible.

Francisco Contreras: el populismo como estilo de gobernanza

Comments

comments