Francisco Contreras: Un país eternamente dolarizado

Francisco Contreras: Un país eternamente dolarizado

Francisco Contreras: Un país eternamente dolarizado. Desde la creación del bolívar como unidad monetaria en 1883 hasta hoy, hemos tenido como unidad real el dólar.

Permitimos la convertibilidad de las monedas y fijamos que un bolívar era equivalente a 0,3225806 gramos de oro ley 21. El país primero fue exportador de cacao y café y luego de petróleo e importador de todo lo demás. Esto dejó al Banco Central como simple caja que convertía divisas extranjeras en bolívares a un cambio fijo.

El rentismo petrolero

Con la emisión irresponsable de dinero a la trama populista del rentismo petrolero, se le sumó la quiebra del poder adquisitivo de la gente. Es la extracción de rentas desde los actores potencialmente productivos hacia los gestores de la cosa pública y sus aliados de ocasión.

El “Programa de febrero de 1936” que Alberto Adriani y Manuel Egaña iniciaron con un enfoque de “economía institucionalista” (1), era la única opción de gobernanza racional.

Fue pensada desde el Estado y conducida con un sentido de responsabilidad. Aseguraba los cambios institucionales para la liberación de la economía que avanzaría en un contexto político de democratización entre 1941 y 1945.

El cambio de visión del uso de recursos del subsuelo como fuente de capital por el de una asistencialista fundada en el “rentismo” minó el proyecto democratizador del Pacto de Punto Fijo.

Los recursos derivados de la renta petrolera se hicieron insuficientes y también se hizo insuficiente el endeudamiento externo. Entre 1959 y 1978, el país se fue estancando, aumentó la desigualdad de ingresos y se empobreció.

LEE TAMBIÉN:   Samuel Ballester: Construir ciudades sustentables demanda un cambio de paradigma en el desarrollo urbano

Un reciente trabajode la comunicadora social Thais Peñalver desarticuló el mito del gobierno de Pérez Jiménez. Pero también se desmorona el mito del período 1959-1978.

Posterior a 1945 solo hubo una política monetaria cuando se aprendió a emitir de manera irresponsable dinero. Y a medida que se fue resquebrajando la institucionalidad económica el excedente económico del país se fue marchando del país.

La defensa que hicimos en su oportunidad de la caja de conversión para Venezuela y desde hace seis años de la dolarización, perdió sentido, ahora con una dolarización informal casi plena con todos los males que supone su precariedad institucional.

_____

(1) North, Douglass (1984). Estructura y cambio en la historia económica. Madrid: Alianza Editorial, 1984, p. 244. [Edición original en inglés, 1981].

Francisco Contreras: Un país eternamente dolarizado

Comments

comments