Titulares

Fumar altera el sistema inmunitario aun después de haberlo dejado

Fumar altera el sistema inmunitario aun después de haberlo dejado. Fumar altera el sistema inmunitario hasta después de haberlo dejado. Este hecho no solo aumenta la predisposición a desarrollar enfermedades. Sino que también agrava cualquier padecimiento cotidiano haciendo que el fumador o exfumador sufra más síntomas y complicaciones.

Así lo revela un estudio publicado en la revista Nature citado por El Nacional; que trató de responder a la pregunta de qué factores ambientales externos alteran nuestras defensas.

Dicho estudio sigue la senda abierta en los años 90 por la investigadora Polly Matzinger; quien describió las labores de control y protección interna del cuerpo humano que realiza el sistema inmunológico.

Población muestra

Para lograr respuesta un equipo internacional de investigadores, afiliados a instituciones de Francia, Suecia y Estados Unidos; analizó el impacto de 136 factores ambientales en el sistema inmune de 1.000 personas voluntarias de entre 20 y 70 años. Todas gozaban de buen estado de salud y nacieron a lo largo de cinco décadas distintas.

Se analizaron muestras de sangre expuestas a esos 136 patógenos de 200 personas por cada década; de las cuales la mitad eran mujeres y la mitad hombres.

Análisis y resultados

Concretamente, los científicos se fijaron en la cantidad de citocinas que segregaban las personas estudiadas. Estas son un grupo de proteínas cruciales para controlar la actividad de las células del sistema inmunitario; que defienden el organismo de esos patógenos y coordinan la respuesta inmunológica para combatirlos.

Lea también:   España presenta el primer motor supersónico de hidrógeno: funciona con gas y todo el mundo lo busca

La conclusión fue clara: de todos los factores ambientales estudiados, el tabaquismo fue el que más influyó en la respuesta inmunitaria. Una de las autoras, Violaine Saint-André, investigadora del Instituto Pasteur de París; explicó en rueda de prensa organizada por Nature que fumar altera las defensas del cuerpo de dos formas.

Afecta la inmunidad «innata o natural», que es la capacidad congénita del cuerpo para destruir cualquier tipo de microorganismo potencialmente dañino. Además, modifica también la llamada inmunidad «adaptativa» (mediada por los linfocitos) que produce anticuerpos específicos frente a cada amenaza. EFE

Si quieres leer la nota completa, ingresa a El Nacional.

Fumar altera el sistema inmunitario aun después de haberlo dejado

Foto: Cortesía

Fuente: El Nacional