Gobierno revierte en silencio subsidios a los servicios públicos

Gobierno revierte en silencio subsidios a los servicios públicos. Desde hace tiempo, el gobierno de Nicolás Maduro ha comenzado a revertir en silencio y de forma progresiva los subsidios que mantuvo durante años a los servicios públicos como la electricidad, el agua, el gas y los peajes de las carreteras.

Según la agencia Bloomberg, reseña el portal El Nacional, las facturas de luz y agua están aumentando; mientras que los peajes se han restablecido en varios estados y cada vez son más las gasolineras que cobran en dólares.

Además, el Ejecutivo está cediendo el control de la venta de gas para cocinar; y la recaudación de impuestos a los municipios.

Precios impagables

De acuerdo con el testimonio de Gustavo Nouel, agrónomo en una finca de arroz de 197 acres en el estado Portuguesa; la factura de electricidad pasó de $100 a $5.000 por mes en enero.

Con una industria petrolera que está produciendo una cuarta parte de su capacidad; el gobierno de Maduro aumenta gradualmente el precio de los servicios proporcionados por el Estado para acercarlos a su costo real.

José Luis Saboin, consultor económico en Washington, señaló que tras años de recesión e hiperinflación; la política de permitir que las empresas estatales cobren más debería ayudarlas a mejorar sus operaciones y finanzas y pagar salarios más altos.

«Es bastante desafortunado que se haya necesitado una catástrofe económica para revertir esta situación de precios», dijo.

Subsidios

Sin embargo, no está claro exactamente cuánto gasta el gobierno en subsidios, ya que no se publican cifras confiables. Los economistas del Centro de Políticas Públicas de IESA, en Caracas, estiman que ascendieron a $25.000 millones anuales en 2014.

Lea también:   Electricidad, vialidad y combustible: las grandes deficiencias del estado Apure

Cabe recordar que Maduro comenzó a cambiar la política en 2020. Pero los aumentos se han producido con poca fanfarria o publicidad; lo que ayuda a Maduro a evitar una reacción negativa del público.

Los comerciantes dicen que fueron sorprendidos por las enormes facturas. Los servicios públicos, mientras tanto, se mantienen en pésimo estado.

Algunos productores se han adaptado aumentando los precios o mudándose a municipios más baratos; dirigidos por alcaldes respaldados por el gobierno que atraen negocios con exenciones de impuestos. Otros han tenido que cerrar la tienda y vender.

Gobierno revierte en silencio subsidios a los servicios públicos

Foto: Cortesía EFE

Fuente: El Nacional