Grupo Orinoco ante la escasez de combustible

Grupo Orinoco ante la escasez de combustible

A continuación presentamos a nuestros lectores el comunicado que hizo público el Grupo Orinoco ante el desabastecimiento de gasolina en el mercado interno:

1. La escasez de combustibles en Venezuela es consecuencia del deterioro de PDVSA. Las restricciones al suministro de combustibles que existen en la actualidad, no se resuelve con importaciones puntuales ni con la reparación a parches de las refinerías, sino con un plan adecuado y trasparente de importación de combustibles a corto plazo que marche paralelamente con la recuperación integral de la Industria Petrolera Nacional.

Durante la década 2000-2010 las refinerías de PDVSA procesaban aproximadamente 1.150.000 barriles diarios de crudo, el 35% de los cuales se orientaba al mercado nacional de gasolinas, diesel y combustible de aviación y el restante se exportaba para generar ingresos en divisas para la nación. En el presente esos combustibles no se producen, y el país depende de importaciones para suplir la demanda en un momento que no dispone de divisas para importar.

Descargue GRATIS nuestra revista digital “Gente que Construye” AQUÍ

2. El Régimen atribuye la escasez de combustibles a las sanciones económicas decretadas por el gobierno de los Estados Unidos de América, pero la razón de esta carencia es la devastación a la que fue sometida la industria petrolera a partir del mes de abril de 2002, cuando el presidente de la República despidió de PDVSA 20.000 trabajadores de reconocida formación y experiencia.

Adicionalmente, se aplicó una política para la fijación de los precios de los combustibles, con subsidios que se acercan al 100% de los precios internacionales, lo que indujo el contrabando de extracción de volúmenes significativos hacia los países vecinos, ocasionándose severas pérdidas económicas a la industria.

3. Hoy, mientras en el mundo existen excedentes de combustibles como consecuencia de la baja demanda causada por el COVID-19, en Venezuela se ha restringido el suministro de gasolina y diesel a discreción, sin un plan que garantice la atención de los sectores básicos. Adicionalmente, la producción y distribución es insuficiente, llegando a niveles críticos para la población.

LEE TAMBIÉN:   Motorizados resienten la escasez de gasolina

• Por lo tanto, servidores públicos como médicos, enfermeras, bomberos y policías, no pueden hacer frente a la crisis asistencial consecuencia del COVID-19, pues no tienen acceso al combustible y por ende carecen de transporte. A ello se agrega, la producción y distribución insuficiente de gas GLP, utilizado para cocinar en la mayoría de los hogares, representando otra calamidad doméstica.

• Igualmente se encuentran detenidas gran parte las actividades industriales, las de agricultura y ganadería, los medios de distribución de alimentos y mercancías, y las de transporte público, agravándose la crisis económica.
Así las cosas, cuando el país está paralizado y en medio de una tragedia humana sin precedentes, el Régimen en lugar de buscar soluciones concertadas para resolver la crisis, la utiliza como una oportunidad para profundizar y reforzar el control social de la población y encontrar un chivo expiatorio para descargar la culpa de su ineptitud.

4. En las últimas semanas se han revelado por canales extraoficiales, planes para la importación y distribución de combustibles, así como para reactivar la capacidad de producción de gasolina en la refinería de El Palito (Edo. Carabobo) y en el Complejo de Refinación de Paraguaná, instalaciones ambas de alta complejidad que se encuentran en un avanzado grado de deterioro y que se han mantenido fuera de operación por un período de tiempo significativo.

Además del precario estado de las refinerías, la baja producción de crudo, la carencia de servicios básicos continuos en el entorno de las mismas, como lo son el suministro eléctrico y el de agua dulce, y las dificultades para acceder a otros insumos fundamentales para la producción de combustibles que han dejado de producirse en el país; permiten inferir que las posibilidades de lograr el abastecimiento de combustibles de forma continua y confiable son bajas.

Todos estos asuntos y sus consecuencias se ha denunciado a lo largo de estos años por el Grupo Orinoco y por diferentes organizaciones e individualidades conocedoras de la materia. Mientras tanto PDVSA, a pesar de la gravedad de los argumentos planteados, los ha obviado y se ha mantenido sin aplicar los correctivos necesarios para resolverlos.

LEE TAMBIÉN:   Se forman 5 ciclones tropicales en el Atlántico al mismo tiempo

Por estas razones, la solución a esta crisis, pasa necesariamente por el cambio de Régimen y la conformación de un Gobierno Democrático de Transición que genere confianza en los ámbitos nacional e internacional, que promueva un modelo político orientado al progreso de los ciudadanos en libertad y no al control social de la población.

Tan pronto ocurra este cambio de Régimen, se podrá acceder a los mercados internacionales para adquirir y distribuir de manera oportuna y transparente los volúmenes de combustibles requeridos para satisfacer la demanda del mercado nacional y paralelamente ejecutar planes de acción bien fundamentados y elaborados para reactivar las refinerías, los servicios accesorios que les permitan restituir la capacidad de manufactura y los sistemas de distribución de productos petroleros, aplicando en todo ello las mejores prácticas gerenciales, operacionales y
de seguridad industrial higiene y ambiente.

El Grupo Orinoco está convencido de que no habrá solución posible a la escasez de combustible, mientras no se produzca un cambio en la conducción del Estado, con un Gobierno Democrático que afronte la actual crisis humanitaria y promueva un modelo de desarrollo orientado a lograr el bienestar de los ciudadanos, basado en la transparencia de sus planes y en la eficiencia de sus operaciones.

EL GRUPO ORINOCO.
Caracas: mayo 2020

FUENTE: Nota de prensa / GO

Comments

comments