Titulares

Implantes cerebrales e IA contra la parálisis

Implantes cerebrales e IA contra la parálisis. En 2020 Keith Thomas se vio terriblemente afectado por un accidente de auto en Nueva York. Aquello provocó daños en sus vértebras C4 y C5. Y perdió por completo la sensibilidad y el movimiento de sus miembros por debajo del pecho.

Ahora, sin embargo, Thomas ha visto una pequeña luz al final del túnel. Un equipo de investigación desarrolló una tecnología de implantes cerebrales que usa inteligencia artificial. Y logró lo que parecía imposible: recuperase parcialmente la sensibilidad y movimiento perdidos en sus miembros.

Según el sitio Xataca, la tecnología fue desarrollada por el Feinstein Institute de Medicina Bioelectrónica; perteneciente al proveedor de servicios sanitarios Northwell Health.

Mapeando el cerebro

El equipo de investigación de esta institución lleva meses a mapeando el cerebro de Keith Thomas mediante tomografías por resonancia magnética. Y gracias a ello identificaron las partes específicas del cerebro responsables del movimiento de sus brazos y del sentido del tacto en sus manos.

Esa información permitió que un equipo de cirujanos realizase hace cuatro meses una operación de 15 horas. En ella implantaron unos microchips en su cerebro. Durante parte de la operación Thomas estaba despierto y sintió las sensaciones que tenía al ir probando esos microchips.

A esos componentes se le suman una especie de «puertos» en la parte superior de la cabeza. Esos puertos permiten conectar este sistema con un ordenador en el que diversos algoritmos de IA interpretan sus pensamientos para convertirlos en acciones.

Lea también:   España presenta el primer motor supersónico de hidrógeno: funciona con gas y todo el mundo lo busca

Terapia dirigida por el pensamiento

De hecho, es lo que los científicos llaman «terapia dirigida por el pensamiento». Si el paciente quiere mover la mano, el implante envía señales al ordenador, que manda señales a los parches y electrodos de su médula espinal y los músculos de la mano para estimular el movimiento.

Gracias a este proyecto, Thomas fue capaz de mover su brazo a voluntad, y además sentía cómo su hermana le cogía la mano. Aun sin conectar el ordenador se produjo evolución en la recuperación y los investigadores afirman que la fuerza en su brazo es ahora de «más del doble» desde que se inició el estudio.

Sin embargo, el estudio es aún limitado y hay incógnitas respecto al alcance que puede tener a largo plazo. Pero los investigadores esperan que logre convertirse en un paso importante para cambiar las vidas de las personas con parálisis.

Implantes cerebrales e IA contra la parálisis

Foto: Cortesía

Fuente: Xataka